Inicio » Herramientas » Bibliografia comentada

Category Archives: Bibliografia comentada

La productividad del educador. Coach Educativo

10 AUTOEDUCACIONLos cambios en educación queramos o no ocasionarán cambios sociales. Todo cambio sea cual sea su origen provoca cambio frente al cual sólo nos queda preguntarnos ¿somos proactivos y ayudamos a cambiar para mejorar en el sentido de forjar seres humanos completos o somos reactivos y estamos fomentando cambiar para empeorar en el sentido de forjar seres humanos aliniados?.

Quiero hacer una llamada de atención que sirva para diferenciar dos tipos de cambios;

  • Uno es el cambio en educación liderado por un continuo de reformas en la normativa que cada vez hacen más administrativa la tarea de ser maestro educador. En este sentido la burocracia se ha extendido en los últimos años; exigiendo reportes que hacen tedioso el día a día en el aula, teniendo que poner la atención diaria en la cumplimentación de actas, reuniones de ciclo, encuentros con padres, memorias de evaluación, autoevaluación, unidades didácticas, reuniones de orientación, informes de alumnos, programas….., a las cuales hay que sumar las reválidas a final de secundaria y bachillerato, los nuevos itinerarios de la ESO y la configuración de nuevas asignaturas incorporados con la última reforma de octubre del 2015 (Séptima ley escolar de la democracia en 35 años, la LOMCE). Reflexionar sobre la operatividad de tanto control que inclina el sistema a burocrático es algo necesario para volver a retomar el camino de los valores en educación y su re jerarquización, ya que dar valor al control férreo en menoscabo de otros valores como innovación y orientación al cliente interno (maestros) y externo (alumnos) está arrojando drásticos resultados en relación a la eficiencia y eficacia educativa.
  • Segundo, el cambio educacional al que asiste la sociedad, consistente en que el educando no quiere la educación que se le ofrece y en este no querer está marcando el devenir de la sociedad con problemas visiónales complicados de encontrar la solución.

Frente al cambio la proactividad en relación a la práctica educativa del educador es la solución más ecológica tanto para el educador como para el educando. Abogar por una proactividad que lleve a la acción de comprender desde la consciencia este “no querer” del educando en la forma de recibir la educación, aprender a escuchar lo que sí quiere, aprender a co-constuir para transmitir saberes y capacidades, de forma que cada educador desde su pequeña aula pueda romper la inercia institucional del sistema y cambio educacional.

Solo esta proactividad conllevará un aumento de la productividad, entendida como capacidad para fijarse objetivos de alto desempeño agregando valor y contribuyendo a la educación como organización.

La comprensión del educando,  a la que podemos acceder una vez que hemos creado conjuntamente la relación con él, permitirá al educador explorar sus intereses, captar su atención, y cocrear con el educando el conocimiento necesario para alcanzar los objetivos exigidos por el sistema, permitiendo a su vez el desarrollo humano del educando, el cual no es más que conocimiento incorporado,  es decir, información y aprendizaje desde el interés por aprender, lo que a nivel corporal le permitirá conservar psinapsis estimuladas por el juego, que de otra forma se pierden.

Coaching es la herramienta que permite esta comprensión del educando para despertar su interés por aprender de forma que las metas en la adquisición del conocimiento sean compartidas. La búsqueda, el valor que el propio educando puede agregar al proceso, es la innovación del método.

Es un escalón más en la productividad personal del educador, buscar valores añadidos. Mostrarse en este modo competente requiere marcarse objetivos personales cuyo primer paso es conocerse pasando después a encarar áreas de mejora, implicándose y siendo parte activa del cambio.

¿Qué se te exige como educador? (cambios en educación?, ¿Qué quieres conseguir como educador? (cambio educacional), ¿Qué pretendes llegar a ser como miembro del sistema y sociedad educativa? (cambios en educación y educacional).

Vemos que el desarrollo personal del educador y del educando están estrechamente ligados, ¿quieres desarrollarte junto a tus educandos?, ¿qué puedes entonces aprender de ellos?.

En el alcance del objetivo de transmitir conocimiento permitirse minutos de reflexión sobre el propio desempeño da la información necesaria para observar errores, para hacer ajustes, de forma que puedas encontrar el valor añadido en la transmisión de ese conocimiento…… ¿qué valor añadido le estás dando al conocimiento que adquiere el educando?….. ¿Qué valor añadido le puede dar el propio educando?……… ¿Quieres fomentar La Actitud?

 

 

Bibliografía recomendada:

Javier Carrascal, secretario estatal de organización, Anpe. http://www.anpe.es/Html/pdf/r519/22_26%20OPINION.pdf

La utopía de las reglas: sobre la tecnología, la estupidez y las alegrías secretas de la burocracia. David Graeber

¿Cómo construir la relación con el educando?

cafeLa relación siempre es el acto mas íntimo de todo ser humano, sea más profunda o menos, es donde nos mostramos con todas nuestras virtudes. La forma en que establecemos esa relación a su vez marca la forma en que con nosotros se relacionan.

Cuando estamos hablando de educación toca revisarnos en nuestra competencia de construcción de la relación, que sin duda hemos ido adquiriendo de una forma mas o menos afortunada, ya que es esta competencia la que nos va a permitir entrar en el  mundo interior del educando, aquel que esta construyendo y donde podemos ejercer nuestra área de influencia ya que como educadores todos tenemos un roll, y por lo tanto todos tenemos un ámbito de influencia.

A su vez, el trabajar en esta competencia nos da la oportunidad de conocernos mejor, de caminar hacia nuestra propia excelencia, lejos de la reacción y cada vez más cerca de nuestra libertad personal.

Hablo de crear conjuntamente la relación, sin embargo, con el foco puesto en nosotros mismos, para poder hacer de espejo de aquél que está forjando un carácter, para darle la oportunidad de ejercer al mismo tiempo su propio autodominio, aquél que le permita ser inteligente emocionalmente.

Una competencia plena es una habilidad interiorizada en un saber ser, una capacidad en constante aprendizaje, llegar a adquirirla supone un entrenamiento constante, que nos permite pasar del tener al hacer, y del saber hacer al saber ser competente.

La competencia de crear conjuntamente la relación en grado de saber ser nos motiva para seguir aprendiendo con cada relación, ver a cada educando como un ser único y social con unas necesidades y virtudes concretas a descubrir, a cubrir y a potenciar en su propio beneficio, y a su vez ayudarnos a cumplir las metas educativas diseñadas para el educando. La relación siempre es el punto de partida en el engranaje del sistema educativo, de aquí que aprendamos a darle la importancia que tiene.

Las capacidades a desarrollar para adquirir esta competencia son presencia y confianza e intimidad, las iremos matizando mas adelante de forma que podamos ver lo que significa coaching como herramienta en el desarrollo de esta competencia.

Sabemos crear confianza cuando tenemos la capacidad de crear entornos seguros y de apoyo, y es el entorno en sí el que a través de la propia relación quien genera la confianza buscada y el respeto, la relación es el camino a recorrer, el mapa, el entorno es el medio, el territorio a través del cual transcurre ese camino. Saber ser y saber estar en la relación, saber recorrer el camino, buscando la armonía en aras de nuestra propia madurez afectiva y siempre con el foco del respeto hará que la confianza se haga visible, siempre a la velocidad que marca el educando, ya que es él quien nos va a ir dando permiso para entrar es sus áreas sensibles, para dejar que le acompañemos en sus nuevas áreas.

Sin duda habrá muchos otros agentes que puedan influir en esta relación, sin embargo es nuestra decisión, nuestra actitud, nuestra constancia y nuestras ganas de aprender sinceras y de saber hacer humildes las que marcarán nuestro propio ámbito de influencia……. ¿en qué te quieres enfocar?, ¿donde puedes ejercer tu influencia o donde no puedes?.

Coaching es la herramienta que te permite dar respuesta a todas estas y otras muchas preguntas, como “¿qué quieres hacer?, ¿qué decides hacer de lo que quieres hacer?, ¿como vas a hacerlo?, ¿cómo vas a saber que lo has conseguido?”.

En el vídeo te invito a revisar tu propia confianza, si bien es medible por diferentes medios, también es “observable”, estas invitado a unos minutos de auto-observación!!.

…….. ¿qué sucedería si el sistema educativo se sostuviera sobre relaciones de confianza?.

Coaching te ayuda a conseguir la meta de la confianza e intimidad con el educando, que le permita Ser, y que nos permita guiarle en ese camino.

Bibliografia recomendada:

Walter Riso. El arte de ser flexible, Planeta/Zenith, Barcelona, 2010.

Mis yoes y mi yo (primera parte)

En la percepción siempre anda el juego, el juego de la mente, claro. El alma simplemente se entretiene percibiendo.

En estos meses de verano, ¿qué tal si además de descansar, nos permitimos escucharnos?

oir

¿Realmente escuchas quien eres, desnudo de cómo crees ser?, si es así, por favor te ruego te pongas en contacto conmigo, ya que sigo buscando.

Somos seres de identidad compuesta, aglutinados en una única identidad. Desconocer, des-oir, ensordecer las partes del todo (Yo-Real) nos torna frágiles y desconectados, como suele decirse, anillos rotos.

Utilizando una terminología propia nos encontramos con; el Yo-Creido aquella parte del anillo que creemos ser, que hemos construido con lo que oímos/percibimos de otros o del entorno; el Yo-Visto, el más simpático, el anclado al momento, el yo que te ven, claro, condicionado por el que lo ve ya que nadie se desprovee de su dialogo interno para percibir; el Yo-deseado, aquel que nos gustaría ser, y señalando “gustaría” por aquello que del gusto al deseo y a la acción hay un trecho; el Yo-Regulado, aquel regido por los debes señalados desde el exterior, es decir, mas allá de nuestra caja que contiene la intimidad de nuestro pensamiento y nuestro ser; el Yo-socioidealizado, aquel yo ideal que la sociedad quiere que sea, el Yo-sociomoral el que busca adaptarse a la moral de la sociedad, a sus cánones de bondad, y junto a todos ellos el Yo-Real, que acabaría respondiendo a la pregunta ¿quien soy realmente entre tantas partes de mi identidad?.

Todos ellos entran en acción en nuestros comportamientos y toma de decisiones, en ocasiones entran en conflicto entre ellos, entonces la aliniación se rompe, y toca recomponer el puzzle. Sucede una crisis de identidad de la que con unas pizcas de sabiduría saldremos fortalecidos sin duda.

Si nos paramos a reflexionar, ¿qué valores son los que subyacen detrás de cada yo?, ¿qué significado tienen esos valores?, ¿que significado puedes darles que te permitan volver a una aliniación sana entre tus partes?.

La re-jerarquización de valores, la re-definición de significados, es un dialogo interesante y estimulante que acompañado desde el coaching te permitirá la toma de decisiones desde tu conciencia y con tus recursos, haciéndote mas fácil el camino, ya que eres tú quien maneja tu nave.

Aquello a lo que te sientes llamado solo puede salir desde tu interior, desarrollando la habilidad para ver tus imágenes falsas, y la creatividad que aflores para desarrollar la imagen que desees construirte, huyendo de espejos que redunden en vanidad que te limiten en su consecución, decidiendo y alcanzando la transformación de tu Yo-Real. Es posible.

Dejarse llevar por opiniones ajenas te exonera de tu responsabilidad para contigo mismo. Las opiniones en raras ocasiones están limpias de las propias dificultades del emisor, de sus propias limitaciones.

¿Te animas a crecer mirando hacia dentro?.

La importancia de preguntarnos sobre nosotros mismos no nos ha sido enseñada, es preguntarse por el sentido de la vida, por la información de nuestras emociones, donde cada cual encuentra su respuesta……

El amor es la energía que potencia todas nuestras facultades.

Bibliografia:

  • Orígenes, Amin Maalouf, 2004.
  • La fuerza de la compasión, Daniel Goleman, 2015.

¿Que sucedería si empezamos a medir los resultados por el aprendizaje adquirido?

He hablado en post anteriores en relación a la actitud creativa, relacionada con la persona, con su actitud, que por tanto es intrínseca, ahora bien, ésta sin un entorno creativo será como una semilla plantada en agua, acabará pudriendo ahogada en su propia creatividad.

IMG_20150427_125846

Procurar un entorno creativo en relación al aprendizaje adulto es fomentar la creatividad del encuentro y las relaciones, es fomentar la recreación de la propia vida en todo proceso de aprendizaje, pasando a vivenciar plenamente cualquier experiencia personal, fomentando el valor de la sencillez del encuentro donde cada persona pueda expresar y dar lo mejor de sí mismo, al mismo tiempo que valorar lo recibido, cuidando y haciendo consciente las acciones simples y cotidianas en la experiencia vivencial en que se produzca el aprendizaje.

La originalidad del aprendizaje creativo es la innovación en la vivencia del aprendizaje, la idea creativa está en el origen desde luego, y la fuente de la que emana es el entorno, es la sinergia, es la conversación. La fuente o entorno creativo es transformador y sobre todo humano, es aquella colaboración colectiva que da como resultado el producto creativo.

Se requiere un entorno apropiado colaborativo y cotidiano, buscando esa creatividad que genere, regenere, teja, vertebre, vincule y una. Carácter del acto pedagógico creativo que parte del arte de vivir y convivir, citando a Toro(1).

Todo ser humano necesita aprender a programarse, para ello primero conocerse, en su autoconocimiento y autoprogramación contribuiye a su propia evolución, es una necesidad, aprender a dirigir la mente a posibilidades. Esto requiere previamente la contemplación de la propia cognición para poder así desaprender y aprender a aprender con una cognición desnuda  de filtros, en todo aquello que se proponga, ayudándose así mismo en sus propios procesos creativos, poniendo en práctica la propia plasticidad con la que su biología le regala. Y es en este andar donde aporta coaching toda su ciencia, dejando ser, dejando decidir, simplemente acompañando y escuchando, haciendo de espejo al coache dinamizando su propio aprendizaje.

El aprendizaje adulto, dadas sus circunstancias biológicas es pues un aprendizaje atmosférico creativo, marcado por la presencia (conexión vivencial con el entorno), comunicación e introspección (que permita conocer la propia mente y dirigirla). Es un aprendizaje que permite incorporar la creatividad en las estructuras profundas del sujeto, favoreciendo procesos de calma, serenidad y sosiego. Requiere movilizar y poner en acción competencias básicas actitudinales y emocionales que se consolidan en la experiencia vital del entorno orientado al aprendizaje.

El aprendizaje creativo permite comparándolo con la definición de la promoción del aprendizaje en la adultez de  Daniel Anaya Nieto, un conocimiento experto y sabio, que permite la actitud de preferencia utilizando la comparación, evaluación y el enjuiciamiento de la información.

Un aprendizaje creativo en un entorno creativo así definido como eje de todo programa de educación y desarrollo de adultos conseguirá prevenir la dependencia, reduciendo el stress, depresión, crisis y conflictos, ya que este entorno procurará el bienestar, la cohesión y la tolerancia social y personal. El juego dirigido y entendido desde una ética respetuosa que diluya miedos, procurará la actividad cívica y el desarrollo de habilidades de concentración, velocidad de pensamiento y competencia conversacional, son todas conductas favorecedoras de la salud que devengarán a nivel biológico en un retraso del deterioro cognitivo del ser humano, y de los grupos – empresas donde se halle.

El aprendizaje creativo, es pues aprendizaje significativo, la creatividad es aplicada a la práctica de esta manera, y se vale de la inteligencia colectiva del equipo de aprendizaje que valora los cerebros únicos de los que está formado, este respeto lleva a que el roll de profesor-alumno se reconfigure a guía/coach-alumno/coache, donde la velocidad de aprendizaje y la dirección del mismo es marcada por el alumno/coache quien se hace responsable junto con el equipo de la propia creación del conocimiento.

El éxito de cualquier programa de aprendizaje adulto dependerá por tanto de la calidad del acompañamiento. Ser guía/coach en el aprendizaje adulto requiere una preparación en competencias personales de “dejar hacer” y “enseñar a ver de otra manera”(2) que supone habilidades especiales adquiridas con la experiencia, fomentar aprender a aprender, según marca la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, la Ley de Educación, competencia curricular que es perfectamente aplicable al aprendizaje adulto (3).

Y entonces….¿de que sirve medir el éxito por el resultado?, ¿que sucedería si empezamos a medir los resultados por el aprendizaje adquirido?…. que nunca habría fracasos, sino aprendizajes empoderantes hacia tu propio desarrollo.

 

Fuentes:

(1) José María Toro Alés, “La creatividad del co-razon”. Creatividad y sociedad: revista de la Asociación para la Creatividad, ISSN 1578-214X, ISSN-E 1887-7370

(2) Giselle Castillo Hernández, “Juego y micro-ordenes sociales”, Infancias Imágenes, ISSN-e 1657-9089, Vol.12, Nº.2, 2013, págs. 101-111

(3) Figuera Gazo, P. (Coord.) (2013). Orientación profesional y transiciones en el mundo global. Innovaciones en orientación sistémica y en gestión personal de la carrera. Barcelona: Laertes. 209 páginas. ISBN: 978-84-7584-925-6

Mind Brain and Education, coaching, y calidad educativa.

fence-walkway-way-4606-525x350

“Calidad” es un concepto ambiguo, susceptible de admitir varias interpretaciones. Como término económico la calidad es una herramienta básica para una propiedad inherente de cualquier cosa que permite que la misma sea comparada con cualquier otra de su misma especie. La norma ISO 9000 define la calidad como  “el grado en el que un conjunto de características inherentes cumple los requisitos”. La Real Academia de la Lengua Española habla de “propiedad o conjunto de propiedades inherentes a una cosa que permiten apreciarla como igual, mejor o peor que las restantes de su especie”.

Sin embargo al hablar de calidad de la educación dicha comparación no puede llevarse a cabo, al no referirnos a cosas, estamos hablando de personas, y cada persona es única.

Es preciso acotar el significado del término calidad aplicada a la educación, que requerirá ser susceptible de medición a través de indicadores establecidos que permitan alcanzar estándares de calidad. Este significado requiere ser reducido a la práctica educativa, es decir, calidad de la educación como calidad en la práctica educativa, donde sí podemos establecer indicadores de calidad como la aplicación de la innovación en educación a tenor de avances, por ejemplo, en neurociencia y psicología, donde MBE puede hacer grandes aportaciones.

Traigo a colación una definición de Carr y Kemmis (1988) para quien “La calidad de la enseñanza se concibe como el proceso de optimización permanente de la actividad del profesor que promueve y desarrolla el aprendizaje formativo del alumno” (1).

Partiendo de esta visión de la calidad de la educación, nos centramos en la práctica educativa del profesor, el cual ha de promover el aprendizaje formativo permanente del alumno, es un proceso de excelencia o plefinicación personal en su propia práctica, de forma que el desarrollo de las competencias del profesor, en la búsqueda de la calidad de su práctica educativa, conlleve el desarrollo de la calidad del aprendizaje del alumno.

Dentro las competencias curriculares, recogidas en la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero (2),  la de aprender a aprender es la más transversal, de forma que el alumno sea consciente de su propia transformación, lo que implica; el desarrollo de la capacidad de reflexión en su propio aprendizaje, la reflexión sobre sus valores y su propio autoconocimiento. Esta competencia centra a su vez el valor de la educación en el aprendizaje del propio alumno sobre sí mismo, coloca la educación al servicio del alumno, consiguiendo en resumen lo que María Antonia Casanova Rodríguez llama “preparar para la vida…acorde a los requerimientos sociales exigidos por la nueva realidad del entorno” (3). Preparándole para un entorno cambiante, que a su vez ha de ser integrado en la práctica educativa en su pretensión de conseguir la excelencia. Una continua adaptación a los cambios.

¿En qué medida puede ayudar MBE al profesor a saber hacer en relación a ayudar al alumno a “aprender a aprender”?. Mind brain and education (MBE), es una disciplina transdisciplinar (al estar integrada por múltiples participantes de diversa procedencia que abordan los problemas desde el paradigma de la colaboración y de la cocreación del conocimiento conectados a un fin común que es aplicar los avances de neurociencia a la educación) que busca llevar a la práctica educativa los hallazgos en neurociencia, arrojando luz al alumno sobre sus propios procesos de aprendizaje y sobre cómo mejorar los mismos, sabiendo que cada cerebro es único.

El profesor con formación en MBE ha de conocer y enseñar a los alumnos sus propios procesos de aprendizaje, es decir, conocer y dar a conocer cómo funciona el cerebro.

Con este conocimiento el profesor en su práctica educativa estará capacitado para mejorar los procesos de aprendizaje de sus alumnos y trasladarles el conocimiento de; cuáles son sus posibilidades de aprendizaje, y cómo cuidar de sí mismo. Supone darles la oportunidad de ser protagonista de su propia transformación, introduciendo hábitos cognitivos, emocionales y ejecutivos adaptados al alumno, educando su cerebro. (Jose Antonio Marina, “saber educar al cerebro es cambiarlo, porque el aprendizaje supone actividad y cambios neuronales” (4)).

La mejora de los procesos de aprendizaje requiere una mejora en las condiciones del aprendizaje, y es aquí donde MBE buscando estas condiciones de aprendizaje propugna un cambio de paradigma de una enseñanza transmisiva y reproductora a una enseñanza participativa, conectada y convergente, citando al profesor Roberto Aparici (5), al buscar un aprendizaje que contemple la emoción.

De las condiciones del aprendizaje (estimulación ambiental, atención, emoción, alimento, ejercicio físico, sueño) la emoción es la que más se haya conectada con la práctica del profesor, al poder incidir éste a través de su liderazgo emocional en dicha emoción y en la motivación del alumno, facilitando su aprendizaje y sirviendo de guía en la propia gestión emocional del mismo que despierte su motivación intrínseca, es decir, mejorar su inteligencia emocional.

La  motivación es la predisposición a la acción como resultado de una emoción. MBE estudia los mecanismos de motivación, pudiendo diferenciar entre intrínseca y extrínseca, siendo la intrínseca la que ha de ser promovida por el profesor en su práctica, para ello conocer la emoción del alumno es crucial, como promover su avidez de conocimiento, para que el foco de control sea interior, lo que se consigue cuando el alumno experimenta la gratificación que acompaña la comprensión de lo información, que aumenta a su vez cuando esta comprensión es llevado a la práctica.

Y es en este apartado cuando coaching puede aportar buenas herramientas a la educación, al facilitar a través de las mismas la captación inside del conocimiento, integrando el conocimiento como habilidad y capacidad, haciendo vivencial el aprendizaje del mismo a través del autoescubrimiento por parte del alumno en su propio aprendizaje.

De las restantes condiciones del aprendizaje, la estimulación ambiental sería a mí entender una consecuencia de una buena gestión emocional del alumnado ya que favorecería un clima educativo en un entorno seguro y de confianza que facilitara el aprendizaje.

MBE incide en la calidad de la educación como calidad en la práctica educativa, al poder aumentar el autoconocimiento de los procesos de aprendizaje, como las condiciones que mejoran dichos procesos a través de su aplicación en el aula por el docente.  Dicho autoconocimiento a su vez puede ser enseñado al alumno para que así éste pueda ser dueño de su destino, y no víctima de éste, aumentando sobre todo su inteligencia emocional, donde coaching es una herramienta para enseñar este conocimiento.

Como reflexión, ¿qué consecuencias traería fijar estándares de calidad en educación una vez que se consiguieran estándares de calidad en la práctica educativa?.  MBE permite ir de lo concreto a lo genérico, del alumno como ser individual y único al sistema educativo en su conjunto, consiguiendo el respeto por la diferencia, este cambio de foco de atención, ¿cómo cambiaría el escenario?.

Hasta ahora los indicadores de calidad educativa no han sido eficaces ni eficientes, pasan de lo genérico, “el sistema educativo”, a lo concreto, “el resultado del alumnado”, sin contemplar la peculiaridad de cada alumno (MBE), y sin contemplar los recursos internos del mismo (coaching).

Aplicando MBE y coaching a la práctica educativa, y consiguiendo unos definidos estándares de calidad en base a una política educativa que persiga como valor el propio aprendizaje del alumno sobre sí mismo, ¿cuál sería entonces la aportación de MBE y coaching  a la calidad de la sociedad?.

Bibliografía:

  1. Carr, W., y Kemmis, S. (1988). Teoría crítica de la enseñanza. (La investigación acción en la formación del profesorado). Barcelona: Martínez-Roca.
  2. Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, publicado en BOE 29/01/2015.
  3. REICE: Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación,ISSN-e 1696-4713,  10, Nº. 4, 2012 ,págs. 6-20, autor María Antonia Casanova Rodríguez.
  4. Participación educativa,ISSN-e 1866-5097, 1 1, Nº.1 1, 2012 (Ejemplar dedicado a: La investigación sobre el cerebro y la mejora de la educación), págs. 7-14, autor Jose Antonio Marina.
  5. Roberto Aparici, (2010), Conectados en el ciberespacio, (Introducción “Conectividad en el Ciberespacio”), pag 9-13. Editorial Uned. Madrid
A %d blogueros les gusta esto: