Inicio » Posts tagged 'Aprendizaje'

Tag Archives: Aprendizaje

Inaugurando el 2016. La visión del coach, ¿en qué acción se traduce?

gijon 11 de enero 2016

España, Asturias, Gijón, 11 de Enero 2016

Formarse, trabajar y ser son verbos distintos, además dejan ver seres distintos, con pensamientos distintos, con sentimientos distintos, y sobre todo, con aprendizajes distintos.

¿Quién ha recibido formación en coaching y nunca ha tenido la típica conversación marketiniana donde alguien casi siempre acaba dándose golpes en el pecho enervando el “yo soy” cuando en sus acciones, en su vida, en su  comportamiento estás viendo un simplemente “yo trabajo de” o “yo me formé en“? Y son tantas las diferencias, que se está perdiendo el sentido de esta profesión (trabajo) y de esta forma de vivir (ser) del coach.

Aplicar la herramienta desde la formación recibida supone marcar objetivos al cliente en base a un diagnóstico como un médico a un paciente.

Aplicar la herramienta desde el conocimiento (trabajar de coach) también implica obtener resultados. Son muchos los coaches que obtienen resultados en sus clientes (coaché)  al enfocarse en lo que de primera mano quiere lograr el cliente, al ayudarle a medirlo, a establecer objetivos capaces de ser conseguidos……

Aplicar la herramienta desde la esencia en relación al cliente supone conseguir igualmente resultados, sin embargo estos resultados se consiguen de forma tal que generan un conocimiento en el cliente sobre sí mismo que hace renacer en él una nueva faceta, un nuevo ser, un cambio profundo que le hace avanzar en su propia evolución.

Aplicar la herramienta desde la esencia en relación al coach supone, además de vivir el coaching desde el deseo de aprendizaje constante que se genera con una declaración, vivir con un deseo más profundo, que ese conocimiento sea “incorporado” e implique la adquisición corpórea del aprendizaje que se genera con una actitud”…….. y en cómo se incorpora esa formación te das cuenta de si tienes delante un “auténtico” coach sentido, o un “auténtico trabajador del coaching”.

El Ser coach arrastra un defecto/virtud de vida, aprender a escuchar los valores que dirigen a las personas. Esta escucha desnuda de uno mismo te da la visión clara de los propósitos de toda aquella persona con la que estas compartiendo este tu tiempo.

Y, ¿qué acción emprendes teniendo ese conocimiento?, ¿qué haces con aquello que ves?, ¿qué haces compañero con esos propósitos ocultos en los ojos de sus dueños que son tus allegados?, ¿qué deseo despierta en ti la visión de esos propósitos?

 

brindis navidad

Después de este descanso estival disfrutando de amigos, familia y relaciones, casi 5 semanas!!, dejo inaugurado el año 2016 con mi mejor deseo para todos aquellos; compañeros, amigos, y conocidos que este mundo  felizmente proporciona, que la visión sea clara en vuestros allegados, y que vosotros podáis tener a su vez una visión clara de cómo hacer ver, como hacer oír, cómo hacerles sentirse a sí mismos!!, de forma que tu visión coach pueda traducirse en un camino claro que esa persona vaya construyendo, y vaya decidiendo recorrer.

 

 

 

 

 

 

 

Gracias por tu tiempo. Feliz 2016.

Autoeducación y coaching, una mirada desde la conciencia.

2 AUTOEDUCACIONLa historia nos muestra que la frase de Aristóteles, “el hombre es un animal social, político y económico” ha sido muy acertada. Desde aquella fecha y hasta el momento el hombre aún no ha sido capaz de aprender a vivir en sociedad, dado los problemas que la sociedad tiene.

Propongo un nuevo significado del concepto de autoeducación, en la línea de la Comisión Internacional de la UNESCO para la educación del siglo XXI, que establece como uno de los pilares de la educación el “aprender a vivir juntos, el aprender a vivir con los demás”. En este aprender a vivir hay implícito un cambio, es en ese cambio, en su formulación, en su plan de acción y en su conciencia de la necesidad de cambiar, donde el mismo es posible, y donde coaching puede ser utilizado como herramienta.

La autoeducación o el aprender a vivir juntos suponen arrojar conciencia sobre la cultura que hemos recibido, arrojar conciencia sobre la cultura de la sociedad donde estamos, y reflexionar sobre la sociedad hacia la cual queremos ir.

Vemos en este entorno que la sociabilidad es una competencia la cual puede ser definida como “disposición natural de la persona a estar en sociedad”, y es en la adquisición de esta competencia donde coaching acompaña en el proceso.

Vivir en sociedad es una necesidad, ¿sabes qué roll estás jugando en la sociedad?,  ¿te gustaría potenciar el que tienes o te gustaría tener otro roll?.

Coaching te acompaña en tus procesos de socialización de forma que esa respuesta que has aprendido frente a la influencia de la cultura pueda ser cambiada desde la libertad de tu elección, permitiéndote arrojar conciencia sobre ¿qué has interiorizado de la cultura y de qué te sirve en tu nuevo objetivo?, sino es así ¿qué recursos te hacen falta que te permitan alcanzarlo?.

Te invito a que mires a tu alrededor y te preguntes, ¿en qué sociedad vives?, ¿es eso que ves lo que realmente quieres ver?,  ¿te hace sentirte bien?, sino es así ¿cómo te gustaría que fuera?…… ¿quieres realmente un cambio? ……… ¿qué puedes hacer tú en ese escenario que dibujas?.

¿Cómo construir la relación con el educando?

cafeLa relación siempre es el acto mas íntimo de todo ser humano, sea más profunda o menos, es donde nos mostramos con todas nuestras virtudes. La forma en que establecemos esa relación a su vez marca la forma en que con nosotros se relacionan.

Cuando estamos hablando de educación toca revisarnos en nuestra competencia de construcción de la relación, que sin duda hemos ido adquiriendo de una forma mas o menos afortunada, ya que es esta competencia la que nos va a permitir entrar en el  mundo interior del educando, aquel que esta construyendo y donde podemos ejercer nuestra área de influencia ya que como educadores todos tenemos un roll, y por lo tanto todos tenemos un ámbito de influencia.

A su vez, el trabajar en esta competencia nos da la oportunidad de conocernos mejor, de caminar hacia nuestra propia excelencia, lejos de la reacción y cada vez más cerca de nuestra libertad personal.

Hablo de crear conjuntamente la relación, sin embargo, con el foco puesto en nosotros mismos, para poder hacer de espejo de aquél que está forjando un carácter, para darle la oportunidad de ejercer al mismo tiempo su propio autodominio, aquél que le permita ser inteligente emocionalmente.

Una competencia plena es una habilidad interiorizada en un saber ser, una capacidad en constante aprendizaje, llegar a adquirirla supone un entrenamiento constante, que nos permite pasar del tener al hacer, y del saber hacer al saber ser competente.

La competencia de crear conjuntamente la relación en grado de saber ser nos motiva para seguir aprendiendo con cada relación, ver a cada educando como un ser único y social con unas necesidades y virtudes concretas a descubrir, a cubrir y a potenciar en su propio beneficio, y a su vez ayudarnos a cumplir las metas educativas diseñadas para el educando. La relación siempre es el punto de partida en el engranaje del sistema educativo, de aquí que aprendamos a darle la importancia que tiene.

Las capacidades a desarrollar para adquirir esta competencia son presencia y confianza e intimidad, las iremos matizando mas adelante de forma que podamos ver lo que significa coaching como herramienta en el desarrollo de esta competencia.

Sabemos crear confianza cuando tenemos la capacidad de crear entornos seguros y de apoyo, y es el entorno en sí el que a través de la propia relación quien genera la confianza buscada y el respeto, la relación es el camino a recorrer, el mapa, el entorno es el medio, el territorio a través del cual transcurre ese camino. Saber ser y saber estar en la relación, saber recorrer el camino, buscando la armonía en aras de nuestra propia madurez afectiva y siempre con el foco del respeto hará que la confianza se haga visible, siempre a la velocidad que marca el educando, ya que es él quien nos va a ir dando permiso para entrar es sus áreas sensibles, para dejar que le acompañemos en sus nuevas áreas.

Sin duda habrá muchos otros agentes que puedan influir en esta relación, sin embargo es nuestra decisión, nuestra actitud, nuestra constancia y nuestras ganas de aprender sinceras y de saber hacer humildes las que marcarán nuestro propio ámbito de influencia……. ¿en qué te quieres enfocar?, ¿donde puedes ejercer tu influencia o donde no puedes?.

Coaching es la herramienta que te permite dar respuesta a todas estas y otras muchas preguntas, como “¿qué quieres hacer?, ¿qué decides hacer de lo que quieres hacer?, ¿como vas a hacerlo?, ¿cómo vas a saber que lo has conseguido?”.

En el vídeo te invito a revisar tu propia confianza, si bien es medible por diferentes medios, también es “observable”, estas invitado a unos minutos de auto-observación!!.

…….. ¿qué sucedería si el sistema educativo se sostuviera sobre relaciones de confianza?.

Coaching te ayuda a conseguir la meta de la confianza e intimidad con el educando, que le permita Ser, y que nos permita guiarle en ese camino.

Bibliografia recomendada:

Walter Riso. El arte de ser flexible, Planeta/Zenith, Barcelona, 2010.

Mis yoes y su yo (segunda parte). Reflejo e identidad

  IMG_1487 La identidad, ese yo que somos, como dice Erikson, “hay que encontrarla”, y la encontramos entre un mar de cambios y confrontaciones sociales, físicas, internas…. que nos llevan al autodesafío del que, si salimos victoriosos, nos proveeremos de nuevas “capacidades” con las que volver a abordar cambios, y más cambios, y más cambios….

   Nosotros como “idea” somos diversos (poliedros), yoes que se van acomodando para ir coexistiendo.

   En este mundo interior tan caótico, que existe desde nuestros ojos hacia adentro, ¿qué papel pintan los otros?, ¿cómo podemos ser ayudados que nos haga libres a la hora de responder?, ¿cómo nos pueden ayudar a gestionar a mayores ese espacio de tiempo entre lo que siento y lo que hago, entre lo que acaece y lo que decido, entre lo que he sido y lo que quiero ser?.

   La relación entre educación con el significado de “acompañar a ser” y coaching es directa, al igual que la relación entre coaching y “aprender a acompañar”, ya que tomar conciencia del aprendizaje del educando y su espejo que es el educador muestra el camino para el enseñar a hacer/ser sentido.

   Es en este co-construir donde el educador se reencuentra, y el educando florece. Donde el educador desaprende y el educando aprende a aprender mientras se construye desde dentro absorbiendo lo de afuera para acabar arrojando su ser al entorno.

   Los educadores son espejos, y educadores son todos aquellos con un roll en esta Su Educación, o acaso, ¿habéis visto a un educando que en algún momento deje de aprender?. Cuando la curiosidad es el motor de la creciente vida de todo se aprende, nos dan una lección para también nosotros hacer por aprender.

   La metáfora del espejo explica el proceso de construcción de la identidad. La sensibilidad de los sentidos, su afinación natural cual instrumento da como resultado la partitura donde lee el educando su comportamiento, su música, su compás. Poder hacer vibrar en nosotros la mejor armonía, hará que ellos transcriban su mejor partitura, algunas reglas con las que escribir ya las traen aprendidas, las demás se van construyendo, ellos sólo quieren aprender, sólo quieren escribir, y sólo quieren vibrar según van escuchando.

   Todo es susceptible de ser percibido en su educación, todo depende de cómo de sensible sea el educando, y de dónde ponga la atención.

   Nuestro mundo interior deja entonces de tener barreras y puede ser reflejado sin darnos cuenta. Solo aprendiendo a escuchar se puede tomar conciencia de qué están aprendiendo.

   Coaching abre conciencia, ésta nos ofrece la comprensión desde la cual poder emprender planes, acciones, y conseguir objetivos mejorando nuestro espejo.

   ¿Te atreves a verlos?, ¿y a verte?.

¿Que sucedería si empezamos a medir los resultados por el aprendizaje adquirido?

He hablado en post anteriores en relación a la actitud creativa, relacionada con la persona, con su actitud, que por tanto es intrínseca, ahora bien, ésta sin un entorno creativo será como una semilla plantada en agua, acabará pudriendo ahogada en su propia creatividad.

IMG_20150427_125846

Procurar un entorno creativo en relación al aprendizaje adulto es fomentar la creatividad del encuentro y las relaciones, es fomentar la recreación de la propia vida en todo proceso de aprendizaje, pasando a vivenciar plenamente cualquier experiencia personal, fomentando el valor de la sencillez del encuentro donde cada persona pueda expresar y dar lo mejor de sí mismo, al mismo tiempo que valorar lo recibido, cuidando y haciendo consciente las acciones simples y cotidianas en la experiencia vivencial en que se produzca el aprendizaje.

La originalidad del aprendizaje creativo es la innovación en la vivencia del aprendizaje, la idea creativa está en el origen desde luego, y la fuente de la que emana es el entorno, es la sinergia, es la conversación. La fuente o entorno creativo es transformador y sobre todo humano, es aquella colaboración colectiva que da como resultado el producto creativo.

Se requiere un entorno apropiado colaborativo y cotidiano, buscando esa creatividad que genere, regenere, teja, vertebre, vincule y una. Carácter del acto pedagógico creativo que parte del arte de vivir y convivir, citando a Toro(1).

Todo ser humano necesita aprender a programarse, para ello primero conocerse, en su autoconocimiento y autoprogramación contribuiye a su propia evolución, es una necesidad, aprender a dirigir la mente a posibilidades. Esto requiere previamente la contemplación de la propia cognición para poder así desaprender y aprender a aprender con una cognición desnuda  de filtros, en todo aquello que se proponga, ayudándose así mismo en sus propios procesos creativos, poniendo en práctica la propia plasticidad con la que su biología le regala. Y es en este andar donde aporta coaching toda su ciencia, dejando ser, dejando decidir, simplemente acompañando y escuchando, haciendo de espejo al coache dinamizando su propio aprendizaje.

El aprendizaje adulto, dadas sus circunstancias biológicas es pues un aprendizaje atmosférico creativo, marcado por la presencia (conexión vivencial con el entorno), comunicación e introspección (que permita conocer la propia mente y dirigirla). Es un aprendizaje que permite incorporar la creatividad en las estructuras profundas del sujeto, favoreciendo procesos de calma, serenidad y sosiego. Requiere movilizar y poner en acción competencias básicas actitudinales y emocionales que se consolidan en la experiencia vital del entorno orientado al aprendizaje.

El aprendizaje creativo permite comparándolo con la definición de la promoción del aprendizaje en la adultez de  Daniel Anaya Nieto, un conocimiento experto y sabio, que permite la actitud de preferencia utilizando la comparación, evaluación y el enjuiciamiento de la información.

Un aprendizaje creativo en un entorno creativo así definido como eje de todo programa de educación y desarrollo de adultos conseguirá prevenir la dependencia, reduciendo el stress, depresión, crisis y conflictos, ya que este entorno procurará el bienestar, la cohesión y la tolerancia social y personal. El juego dirigido y entendido desde una ética respetuosa que diluya miedos, procurará la actividad cívica y el desarrollo de habilidades de concentración, velocidad de pensamiento y competencia conversacional, son todas conductas favorecedoras de la salud que devengarán a nivel biológico en un retraso del deterioro cognitivo del ser humano, y de los grupos – empresas donde se halle.

El aprendizaje creativo, es pues aprendizaje significativo, la creatividad es aplicada a la práctica de esta manera, y se vale de la inteligencia colectiva del equipo de aprendizaje que valora los cerebros únicos de los que está formado, este respeto lleva a que el roll de profesor-alumno se reconfigure a guía/coach-alumno/coache, donde la velocidad de aprendizaje y la dirección del mismo es marcada por el alumno/coache quien se hace responsable junto con el equipo de la propia creación del conocimiento.

El éxito de cualquier programa de aprendizaje adulto dependerá por tanto de la calidad del acompañamiento. Ser guía/coach en el aprendizaje adulto requiere una preparación en competencias personales de “dejar hacer” y “enseñar a ver de otra manera”(2) que supone habilidades especiales adquiridas con la experiencia, fomentar aprender a aprender, según marca la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, la Ley de Educación, competencia curricular que es perfectamente aplicable al aprendizaje adulto (3).

Y entonces….¿de que sirve medir el éxito por el resultado?, ¿que sucedería si empezamos a medir los resultados por el aprendizaje adquirido?…. que nunca habría fracasos, sino aprendizajes empoderantes hacia tu propio desarrollo.

 

Fuentes:

(1) José María Toro Alés, “La creatividad del co-razon”. Creatividad y sociedad: revista de la Asociación para la Creatividad, ISSN 1578-214X, ISSN-E 1887-7370

(2) Giselle Castillo Hernández, “Juego y micro-ordenes sociales”, Infancias Imágenes, ISSN-e 1657-9089, Vol.12, Nº.2, 2013, págs. 101-111

(3) Figuera Gazo, P. (Coord.) (2013). Orientación profesional y transiciones en el mundo global. Innovaciones en orientación sistémica y en gestión personal de la carrera. Barcelona: Laertes. 209 páginas. ISBN: 978-84-7584-925-6

La actitud creativa crea el conocimiento. Coaching acompaña el proceso.

¿Quién pone limites a la creatividad?, ¿quien tiene la creatividad en los equipos?, ¿qué papel juega la sociedad en la creatividad?, ¿qué lugar le das a tu creatividad?……. En un entorno creativo la creatividad Es Sin Limites.

IMG_20150514_105558

La capacidad creativa, la conexión con actividades del Ser  y el cuidado emocional del entorno pedagógico son medidas orientadas a desencadenar el proceso creativo facilitador del aprendizaje, el cual tiene el objetivo de “descubrir” y no sólo “transmitir” el conocimiento que permita abordar retos/problemas en busca de su solución y afrontamiento.

En un entorno creativo la creatividad es sin límites, de forma que si bien las partes formales que podemos enumerar en todo proceso creativo son; preparación, generación de ideas, ejecución, evaluación y revisión…… en el mismo la creatividad del equipo marcará la formalidad del proceso.

Todo proceso creativo se aborda desde una actitud creativa, definida por Tim Gallwey  como “aprender, rendir, inspirar”, podemos definirla más extensamente como la actitud que nos permitirá desarrollar habilidades de pensamiento que nos permitan gestionar el propio proceso, y que dé como resultado no solo un producto creativo (una idea, una solución a un problema, una aplicación práctica de un conocimiento adquirido….) sino un entorno creativo que facilite el mismo. Y es en esta actitud donde el coaching trabaja, donde te ayuda a que te permitas otras perspectivas, otras puertas, otras percepciones que te pasan desapercibidas y que el coach te acompaña a encontrar.

Una actitud creativa, desnuda de filtros al ser traídos a la consciencia, pone el foco de atención durante el proceso de aprendizaje en la ejecución práctica del conocimiento. Es la actitud que se enfoca en hacer, en resolver, en ejecutar, y que se aleja de “conceptualizar” un “conocimiento transmitido” para después aplicarlo. Una actitud creativa, juega, escucha, ejecuta, se divierte, se emociona, observa, aprende, compara….. La actitud creativa crea conocimiento. Es la que permite al Ser no dudar, eliminar interferencias, y pasar a la acción.

Los equipos crean entornos creativos, detectan y comparten necesidades, de forma que el producto creativo al que se llegue tiene una coautoría del equipo creativo, el coaching ayuda al equipo a aflorar esta creatividad.

La destreza en habilidades y capacidades cognitivas (en relación a la autocognición y la cognición del grupo) permitirá la utilización de la inteligencia colectiva orientada a la creatividad grupal, aplicada a la innovación, la generación y mantenimiento voluntario de un ecosistema creativo, desarrollando a su vez el liderazgo creativo en el equipo.

La base es el cambio de la creencia que la creatividad es sólo de los creativos e innovadores. La sociedad ha de estar involucrada en este cambio de paradigma, de forma que la creatividad se de en el entorno de todo ser humano (niño, adolescente y adulto). Para ello trasladar el conocimiento de que la inteligencia es dinámica, que sucede a lo largo del ciclo vital, y que requiere del cuidado de la interacción entre lo genético y el entorno de aprendizaje de la persona.

La forma de dinamizar la creatividad individual es cuidando los afectos convergentes en cualquier entorno de la persona, donde el encuentro movilice actitudes conductuales y valores que trasciendan la cognición individual, buscando espacios pedagógicos de encuentro, conocimiento y reconocimiento, yendo más allá de procesos de pensamiento divergente orientado a actividades concretas constreñidas a lo novedoso y original (José María Toro Alés). El resultado es la movilización de  la inteligencia colectiva social atendiendo a una meta común, la innovación en la aplicación práctica del propio aprendizaje.

¿Como te estas orientando a esa meta?.

Fuente:

  • José María Toro Alés, “La creatividad del co-razon”. Creatividad y sociedad: revista de la Asociación para la Creatividad, ISSN 1578-214X, ISSN-E 1887-7370.

Luis, amigo y maestro.

A los amigos se les acepta como son, si además te quieren, pasas momentos verdaderamente agradables con ellos, además del encuentroLuis es para nosotros un maestro en resiliencia, en prestar ayuda, en ingenio, don de gentes, en visión. En particular un amigo y un líder en quien resueno.

 Hemos conocido pocas personas tan destacadas, él es uno de ellos, un líder de su tiempo. Una inteligencia destacada, rápida y práctica. A Luis le gusta ser perfeccionista y exigente, le encantan los retos, después de leer su historia entenderéis por qué.

  Luis Alvarez Fernandez Luis Alvarez Fernández nació el 4 de Junio de 1926, va a hacer 89 años. Su historia es la de un talento extraordinario, incomprendido y dominado por las circunstancias, que le forjaron una personalidad dura en apariencia y muy emocional en su esencia.

   Nació en Fitoria, Oviedo, hijo de carpintero y ama de casa. Durante su infancia hasta 1936 fue a la escuela de Mariano Cabezón, “como era habitual en la época en el aula no faltaba una buena vara de avellano“. Cuenta Luis como cada vez que el profesor le cogía su libreta la usaba de medida para castigar a otros compañeros, por la expresión de su cara se entiende que esto le traía después no buenas consecuencias en el grupo.

   Lo que mas le gustaba, dibujar y escribir. Lo que mas le costó aprender, la resta.

   Estalló la guerra. Desde 1936 a 1939 lo que permanece grabado en su memoria es el recorrido entre Cayés y Fitoria, para llevar la burra y el ganado a pacer a los prados de Fitoria, a la vuelta escuchar cómo silbaban cerca las balas.

   Francisco Díaz Vázquez con 13 años le adopto como aprendiz en su carpintería de Argañosa, era su padrino, entonces el padre de Luis que también era carpintero allí, optó a una plaza en Hidroeléctrica, por lo que le pasaron a llamar “El Marques” heredando el mote del padre.

Desde las 7:15 empezaba limpiando el taller y la inundación de los fosos de los motores que se llenaban de agua todas las noches de un manantial cercano. Lo primero que me enseñaron fue a manejar el cepillo en una tabla que manchaban con tiza, a hacer clavijas que si no hacías bien, te pegaban. Con 14 años ya hacia estuches de madera. Al mismo tiempo los miércoles íbamos a aprender la instrucción al centro de juventudes, donde pude estar en artes y oficios, empecé a aprender aritmética y geometría, el dibujo lineal me encantaba, recuerdo estar de noche con un candil dibujando y la mala suerte de manchar con alguna gota de aceite del candil y tener que volver a repetirlo“. Luis quedó el número uno de su promoción.

   Con un profesor empezó a preparar su ingreso en la fabrica de armas, cuando se enteraron que su padre era “rojo” no le dejaron entrar, con lo que acabó en el taller de Avelino hasta los 21 años donde llegó a ser encargado. Al mismo tiempo en el patio de la casa de su suegra empezó su carpintería, “como tenía solo 28 metros cuadrados, cuando tenía que hacer una pieza grande la madera salia ocupando la acera y los vecinos protestaban“.

   La madera y la independencia le llamaba (esta parte de su historia nos muestra su espíritu inquieto y su momento de crecimiento personal). Opto por cubrir sus necesidades de forma que le dejara tiempo para su carpintería, su plan fue o guarda municipal o acomodador de cine. Consiguió ser acomodador (e incluso llegó a sacar la plaza de guarda municipal que no aceptó) desde 1955 a 1965, y carpintero en 28 mts, descansando solo los martes.

   Su carpintería empezó a crecer, con el miedo y la responsabilidad que suponía empezar desde la nada  y acabar teniendo a 40 personas a su cargo. Su obra más emblemática la carpintería del edificio de Las Salesas en Oviedo. (“Habia dias que me acostaba a las 2 de la mañana, llevaba personalmente la contabilidad y la gestión del taller, al final tuve que contratar las cuentas a alguien“). He podido sentir su angustia de aquellos tiempos teniendo que gestionar muchas veces por intuición sin estar preparado.

   Hoy cuenta que reconoce a un carpintero nada mas verlo, sólo con la forma de coger la herramienta. “Hoy no hay carpinteros“. Sobre su talento tiene una frase, “saber ver antes que dibujar, y poder dibujarlo antes de crearlo“.

   De la educación que recibió le queda la impronta de sentir rabia frente a un error, y no poder dormir hasta corregirlo (¿os imagináis lo que algo así ha supuesto en la vida personal de Luis?). O el deseo frustrado de ser médico, por que “cuando en casa alguien se ponía malo, llamaban al médico, y parecía Dios”(¿que supone para un niño la angustia de esperar por un médico para curar a un ser querido?).

Hoy le he preguntado, ¿cual es tu secreto? a lo que contestó “suelo hacer lo que me gusta, cuando no sacas gozo de algo,  déjalo“.

Con añoranza ha confesado que “el único patrimonio que tuve fue mi mujer, Maruja, una bellísima persona“, y “si volviera a nacer tendría sólo lo que hiciera falta en el día, por que hay muchas espinas hasta llegar a las rosas“.

Y es que este niño, que empezó deseando ser médico, y acabo siendo carpintero mientras pagaba su sueño acomodando en butacas y aprendiendo de películas antiguas, reconoce que empezó en broma y se vio desbordado, llego un momento que o seguía o se tiraba y decidió seguir, y hoy hubiera preferido vivir de otra manera para ser feliz“.

Luis, carpintero y empresario que fue, a sus 88 años no para quieto. Mente inquieta dispuesta a echar una mano a cualquier vecino/amigo que se lo pida. Disfruta al segar del olor de la hierba, echando de comer a sus perros, poniendo llaves de paso en la finca, podando arboles, charlando con amigos, y yendo a recoger a su mujer al centro de día, disfrutando con los cursos de informática en el Telecentro de Posada de Llanera, y reviviendo recuerdos como cuando recogió a sus 84 años la medalla de oro del Centro Asturiano en su 20º marcha a Covadonga.

¿Cuantas horas creéis que estuvo practicando?, ¿de que tuvo que prescindir?, ¿cuales fueron sus para qué?, esta es su vida, solo él la ha vivido, solo él conoce todas estas respuestas. Y, ¿si fuera tu vida?, ¿cuales serían tus respuestas?….El no lo tuvo fácil y pudo, descubrió su talento y se enfoco en él. Luis nos enseña que cuando estamos disfrutando, no dejarnos apagar ni por el éxito, ni por el fracaso.

Gracias Luis, con pocas personas he podido compartir tanto como contigo.

El coach cuentacuentos y el desarrollo de la cognición.

   Sniñoson ya varias las preguntas recibidas en relación a cómo poder cambiar la actitud de un niño frente a un comportamiento agresivo de sus compañeros, veo el momento de dedicarle un post al tema.

   Para empezar  en relación a “cambiar” estas actitudes, humilde y conscientemente, opino que sólo pueden ser cambiadas por el propio niño en su personal proceso de aprendizaje, considero que otros métodos que “vendan” algo así rayan la publicidad engañosa.

   El conocimiento se aprende, y el aprendizaje válido es el que se aprehende (se incorpora a la propia persona como parte de ella). Os invito a participar en el fascinante viaje que cada niño realiza cada segundo de su vida hacia su propio aprehendizaje en relación a todo aquello que le sucede y de lo que aprende.

 

Vamos  a dotar de significado a estas palabras (1).

  • Conocimiento es un hecho/información adquirido por una persona a través de la experiencia, educación, o comprensión teórica/práctica de un asunto referente a la realidad.
  • Aprendizaje es un proceso a través del cual se adquieren o modifican habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores como resultado del; estudio, experiencia, instrucción, razonamiento u observación, que son métodos de aprendizaje.
  • Aprehender es un verbo. Recordemos que todo verbo implica una acción, y toda acción produce un cambio. Este verbo significa asimilar, llegar a entender, comprender. La acción dota de contenido al verbo.

Ejemplo, quien ha aprendido (verbo) a decir no cuando quiere decir no, dice no cuando quiere decir no (acción).

Ejemplo, quien ha aprendido (verbo) a decir si cuando quiere decir no, dice si cuando quiere decir no (acción).

   Estas tres definiciones, simples, son la base para comprender cualquier APREHENDIZAJE social, es decir, cualquier comportamiento que estemos observando en un niño ha tenido previamente su proceso de aprendizaje. Entendamos que solamente una verdadera comprensión nos dará la información relevante  para realizar acciones como por ejemplo métodos de enseñanza, que puedan tener  resultados que provoquen  cambios eficaces y eficientes.

¿En qué momento un niño está desnudo de aprehendizaje?

   Los bebés en el momento del nacimiento están “casi” desnudos de conocimiento y totalmente abiertos a procesos de aprendizaje. Son maestros en  aprehender, captan todo lo que sucede a su alrededor, utilizan todos sus sentidos,  incluyendo la intuición.

   Y digo “casi” por lo siguiente,  dentro del útero materno entre la 10ª y 26ª semana se producen tantas neuronas como tiene un adulto. La diferencia de peso entre el cerebro del adulto y del bebe recién nacido es el engrosamiento de una fibra nerviosa, proceso que se llama mielinización (2).

   En el momento de nacer hay una poda o muerte de estas neuronas, sobreviven sólo aquellas que hayan establecido conexiones entre ellas. La vida comienza a matar a toda aquella célula que no ha conseguido adaptarse, con lo cual ya tenemos aprehendido desde el nacimiento que toda célula que no se conecta, muere. Las células que perviven dotan al bebe de aprendizajes existentes en relación a los procesos fisiológicos necesarios para que su vida sea posible. El bebe por tanto nace en parte aprendido.

   Desde el nacimiento comienza a luchar por su vida, llora cuando necesita algo y se conecta de forma especial con la madre para ello, es decir, comienza a interaccionar, y es en la interacción la que conlleva conocimientos, aprendizajes y aprehendizajes.

   El cerebro humano es una maquina afinada, está enfocada en el principio de la escasez, la vida no se detiene y el bebe necesita analizar datos que provienen de los sentidos con los que al mismo tiempo va construyendo su propio conocimiento por inducción, e irá desarrollando procesos deductivos para aplicar posteriormente ese conocimiento que le permita un menor coste energético. Hay mucho conocimiento que aprender para vivir, y la energía es un bien escaso.

Ejemplo: Si solo cuando el bebe llora se le da de comer, habrá un dato “sentir hambre” y un hecho “darle de comer”, el bebe construirá su propio conocimiento a partir de inducir “cada vez que lloro recibo comida”, pasando de lo concreto a lo genérico, de forma que cuando quiera comer aunque no tenga hambre llorará para conseguir lo que quiere (deducción).  El bebe construye el conocimiento a partir del hecho mediante un proceso de inducción, ese conocimiento para aplicarlo utilizará un posterior proceso de deducción. Este segundo proceso a base de repetición y exposición a la experiencia lo acabará realizando de forma automática. En automático el cerebro ahorra energía, la energía es escasa.

   Me he extendido con esta explicación con la intención de que puedas lector aplicarlo a otros comportamientos, en el supuesto que nos ocupa la forma de resolver problemas del niño.

   Los niños aprenden a resolver problemas en la interacción (3), y una vez aprehendida esta forma la aplicará de manera automática, será un comportamiento aprendido aprehendido. Cada ser desarrolla sus estrategias para resolver problemas, en las mismas se jerarquizan valores, estos valores a su vez han sido aprendidos y aprehendidos previamente.

Plantéate lector en relación al niño, ¿en la forma de resolver ese conflicto qué valor está prevaleciendo?, ¿qué recursos están siendo usados?, ¿Cuáles son los comportamientos que está teniendo?, ¿cuál puede haber sido el proceso de aprendizaje de los mismos?, ¿frente a qué hechos se da ese comportamiento, frente a qué entorno?……..

   Para que un niño esté en disposición de dar otra solución a un conflicto frente al cual ya tiene una respuesta aprehendida ha de darse un desarrollo cognitivo en él, es decir, es él quien;

  • Ha de tomar conciencia de que existe un conflicto y un problema.
  • Darse cuenta de cuál es la solución que da habitualmente.
  • Qué implica para él esta solución.
  • Qué valores le están llevando a actuar así. Qué valores son los que le sirven y cuáles no, y si fuera necesario volver a reflexionar sobre la jerarquización de los mismos.
  • Como puede responder de otra manera que le permita obtener un resultado diferente.

   La toma de conciencia del niño en su propia acción conllevará el cambio necesario en él para instaurar un nuevo comportamiento.

   Para Piaget supone reconstruir la propia acción en el plano de la representación e implica una verbalización, un dialogo con el adulto y consigo mismo que le lleve a ese desarrollo cognitivo necesario para el cambio pretendido (4).

   El planteamiento de esta reflexión ha de ser práctico, ha de abordar la propia conducta.

   Hay autores que a este paso lo llaman autorregulación (Brown) metaprocesos (Karmiloff-Smith) o metaconcepción (Carey), el común denominador es un desarrollo cognitivo, una toma de conciencia en relación a que; ese hecho es un problema, problema que genera un conflicto, y los conflictos son necesarios de resolver a través de estrategias adaptativas.

   Todo proceso de enseñanza habrá de ir correlativo al proceso de aprendizaje, facilitando la toma de conciencia. Analicemos qué método de enseñanza puede ser usado por el adulto en el aprendizaje del niño.

   Propongo un método de enseñanza desde el coaching que incida en la observación, promoviendo que el niño aprenda observándose (su interior) y observando el entorno (exterior), este método facilitará la empatía hacia los demás y hacia uno mismo (incidiendo en su autoconcepto, autoestima, autoconfianza), que permita aflorarán los conflictos de intereses subyacente en él y la toma de decisiones desde la reflexión.

   El niño que toma conciencia del conflicto podrá llegar a resolverlo con la ayuda de personas necesarias como los padres y entorno educativo haciéndole crecer desde la  responsabilidad en sus propias acciones.

   Este método no es nada desdeñable. Toda esta información nos llevará a transcender de un conocimiento microgenetico de los hechos a un conocimiento macrogenetico del aprendizaje social del niño, es decir,  los cambios en la conducta que se producen en  estas situaciones de aprendizaje, en periodos de tiempo breves (microgenético), se relaciona y marcan el desarrollo cognitivo infantil en su conjunto (macrogenetico).

                                               …..y…..¿cómo conseguir la reflexión en un niño que acaba prácticamente de empezar a hablar?…..

   Recordar que la tendencia humana a crear iconos y pautas de comportamiento nos lleva a imitar conductas, actitudes, lenguajes y esquemas de razonamiento (Bandura 1963, Flanders 1968), y qué mejor momento para introducir un cuento, una metáfora (5), una anécdota desde el coaching dejando que el niño pueda reflexionar sobre los mismos, que pueda construir su propio conocimiento, su propia estrategia, que le permita resolver sus propios problemas, y aprender de los procesos de razonamiento de otros reflejados en estos medios.

   La metáfora es usada en coaching como puerta a la reflexión. Hagamos uso de ella. Aprendamos a utilizarla como herramienta en nuestras conversaciones,  buscando aquellas donde se sienta reflejado, y usándolas para que aprender a través de ellas a observarse desde el interior y exterior. Esto les permitirá abrir puertas a crear soluciones nuevas.

   Las personas nos adaptamos al entorno, esa adaptación determina  a su vez el entorno de otros agentes. Un cambio en su propio comportamiento aun siendo el agredido conllevará un cambio en el agresor. Facilitemos herramientas y protección a estos niños para que el encuentro de su cambio y su desarrollo personal sea posible. Buscar ese choque exógeno o confrontación que reinicie endógenamente el proceso de aprendizaje social, donde el niño pueda elegir en torno a una reconstrucción de sus valores personales. Volver a confrontar al niño con su propia deducción, haciéndole volver a construir nuevas inducciones, que a su vez reconstruyan sus procesos deductivos, utilizando formas en esta reflexión que les haga sentirse seguros y no nuevamente agredidos.

   Nadie dijo que fuera fácil, yo tampoco….sin embargo, es posible (6).

neurona

(1)Estrategias de aprendizaje. Jesús A. Beltrán Llera. Revista de educación, ISSN 0034-8082, Nº 332, 2003 (Ejemplar dedicado a: El aprendizaje: nuevas aportaciones), págs. 55-73

 (2)Mecanismos atencionales y desarrollo de la autorregulación en la infancia. Luis J. FuentesMaría Dolores Galián ConesaCarmen González SalinasAngeles F. EstévezJosé Antonio Carranza Carnicero. Anales de psicología, ISSN 0212-9728, Vol. 17, Nº. 2, 2001, págs. 275-286

 (3)Los valores sociales, un instrumento para el conocimiento social del niñosu reflejo en la comunicación publicitaria. Caridad Hernández Martínez. Infancia y Aprendizaje: Journal for the Study of Education and Development, ISSN0210-3702, ISSN-e 1578-4126, Nº 35-36, 1986, págs. 109-122

 (4) Piagetlenguaje, conocimiento y educación Alfonso Cárdenas Páez Revista colombiana de educación, ISSN 0120-3916, Nº. 60, 2011 (Ejemplar dedicado a: Aporte de Piaget al campo de la Educación y la Pedagogía), págs. 71-91

 (5) El desarrollo de las ciencias a través de las metáforasun programa de investigación en estudios sobre la ciencia Héctor Palma. CTS: Revista iberoamericana de ciencia, tecnología y sociedad, ISSN 1668-0030,Vol. 2, Nº. 6, 2005, págs. 45-65

 (6) Coaching¿A quién? ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Para qué?. Oscar Enento SimónMaite Sánchez-Mora García. Revista ROL de enfermería, ISSN 0210-5020, Vol. 32, Nº. 3, 2009, págs. 44-48

Mind Brain and Education, coaching, y calidad educativa.

fence-walkway-way-4606-525x350

“Calidad” es un concepto ambiguo, susceptible de admitir varias interpretaciones. Como término económico la calidad es una herramienta básica para una propiedad inherente de cualquier cosa que permite que la misma sea comparada con cualquier otra de su misma especie. La norma ISO 9000 define la calidad como  “el grado en el que un conjunto de características inherentes cumple los requisitos”. La Real Academia de la Lengua Española habla de “propiedad o conjunto de propiedades inherentes a una cosa que permiten apreciarla como igual, mejor o peor que las restantes de su especie”.

Sin embargo al hablar de calidad de la educación dicha comparación no puede llevarse a cabo, al no referirnos a cosas, estamos hablando de personas, y cada persona es única.

Es preciso acotar el significado del término calidad aplicada a la educación, que requerirá ser susceptible de medición a través de indicadores establecidos que permitan alcanzar estándares de calidad. Este significado requiere ser reducido a la práctica educativa, es decir, calidad de la educación como calidad en la práctica educativa, donde sí podemos establecer indicadores de calidad como la aplicación de la innovación en educación a tenor de avances, por ejemplo, en neurociencia y psicología, donde MBE puede hacer grandes aportaciones.

Traigo a colación una definición de Carr y Kemmis (1988) para quien “La calidad de la enseñanza se concibe como el proceso de optimización permanente de la actividad del profesor que promueve y desarrolla el aprendizaje formativo del alumno” (1).

Partiendo de esta visión de la calidad de la educación, nos centramos en la práctica educativa del profesor, el cual ha de promover el aprendizaje formativo permanente del alumno, es un proceso de excelencia o plefinicación personal en su propia práctica, de forma que el desarrollo de las competencias del profesor, en la búsqueda de la calidad de su práctica educativa, conlleve el desarrollo de la calidad del aprendizaje del alumno.

Dentro las competencias curriculares, recogidas en la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero (2),  la de aprender a aprender es la más transversal, de forma que el alumno sea consciente de su propia transformación, lo que implica; el desarrollo de la capacidad de reflexión en su propio aprendizaje, la reflexión sobre sus valores y su propio autoconocimiento. Esta competencia centra a su vez el valor de la educación en el aprendizaje del propio alumno sobre sí mismo, coloca la educación al servicio del alumno, consiguiendo en resumen lo que María Antonia Casanova Rodríguez llama “preparar para la vida…acorde a los requerimientos sociales exigidos por la nueva realidad del entorno” (3). Preparándole para un entorno cambiante, que a su vez ha de ser integrado en la práctica educativa en su pretensión de conseguir la excelencia. Una continua adaptación a los cambios.

¿En qué medida puede ayudar MBE al profesor a saber hacer en relación a ayudar al alumno a “aprender a aprender”?. Mind brain and education (MBE), es una disciplina transdisciplinar (al estar integrada por múltiples participantes de diversa procedencia que abordan los problemas desde el paradigma de la colaboración y de la cocreación del conocimiento conectados a un fin común que es aplicar los avances de neurociencia a la educación) que busca llevar a la práctica educativa los hallazgos en neurociencia, arrojando luz al alumno sobre sus propios procesos de aprendizaje y sobre cómo mejorar los mismos, sabiendo que cada cerebro es único.

El profesor con formación en MBE ha de conocer y enseñar a los alumnos sus propios procesos de aprendizaje, es decir, conocer y dar a conocer cómo funciona el cerebro.

Con este conocimiento el profesor en su práctica educativa estará capacitado para mejorar los procesos de aprendizaje de sus alumnos y trasladarles el conocimiento de; cuáles son sus posibilidades de aprendizaje, y cómo cuidar de sí mismo. Supone darles la oportunidad de ser protagonista de su propia transformación, introduciendo hábitos cognitivos, emocionales y ejecutivos adaptados al alumno, educando su cerebro. (Jose Antonio Marina, “saber educar al cerebro es cambiarlo, porque el aprendizaje supone actividad y cambios neuronales” (4)).

La mejora de los procesos de aprendizaje requiere una mejora en las condiciones del aprendizaje, y es aquí donde MBE buscando estas condiciones de aprendizaje propugna un cambio de paradigma de una enseñanza transmisiva y reproductora a una enseñanza participativa, conectada y convergente, citando al profesor Roberto Aparici (5), al buscar un aprendizaje que contemple la emoción.

De las condiciones del aprendizaje (estimulación ambiental, atención, emoción, alimento, ejercicio físico, sueño) la emoción es la que más se haya conectada con la práctica del profesor, al poder incidir éste a través de su liderazgo emocional en dicha emoción y en la motivación del alumno, facilitando su aprendizaje y sirviendo de guía en la propia gestión emocional del mismo que despierte su motivación intrínseca, es decir, mejorar su inteligencia emocional.

La  motivación es la predisposición a la acción como resultado de una emoción. MBE estudia los mecanismos de motivación, pudiendo diferenciar entre intrínseca y extrínseca, siendo la intrínseca la que ha de ser promovida por el profesor en su práctica, para ello conocer la emoción del alumno es crucial, como promover su avidez de conocimiento, para que el foco de control sea interior, lo que se consigue cuando el alumno experimenta la gratificación que acompaña la comprensión de lo información, que aumenta a su vez cuando esta comprensión es llevado a la práctica.

Y es en este apartado cuando coaching puede aportar buenas herramientas a la educación, al facilitar a través de las mismas la captación inside del conocimiento, integrando el conocimiento como habilidad y capacidad, haciendo vivencial el aprendizaje del mismo a través del autoescubrimiento por parte del alumno en su propio aprendizaje.

De las restantes condiciones del aprendizaje, la estimulación ambiental sería a mí entender una consecuencia de una buena gestión emocional del alumnado ya que favorecería un clima educativo en un entorno seguro y de confianza que facilitara el aprendizaje.

MBE incide en la calidad de la educación como calidad en la práctica educativa, al poder aumentar el autoconocimiento de los procesos de aprendizaje, como las condiciones que mejoran dichos procesos a través de su aplicación en el aula por el docente.  Dicho autoconocimiento a su vez puede ser enseñado al alumno para que así éste pueda ser dueño de su destino, y no víctima de éste, aumentando sobre todo su inteligencia emocional, donde coaching es una herramienta para enseñar este conocimiento.

Como reflexión, ¿qué consecuencias traería fijar estándares de calidad en educación una vez que se consiguieran estándares de calidad en la práctica educativa?.  MBE permite ir de lo concreto a lo genérico, del alumno como ser individual y único al sistema educativo en su conjunto, consiguiendo el respeto por la diferencia, este cambio de foco de atención, ¿cómo cambiaría el escenario?.

Hasta ahora los indicadores de calidad educativa no han sido eficaces ni eficientes, pasan de lo genérico, “el sistema educativo”, a lo concreto, “el resultado del alumnado”, sin contemplar la peculiaridad de cada alumno (MBE), y sin contemplar los recursos internos del mismo (coaching).

Aplicando MBE y coaching a la práctica educativa, y consiguiendo unos definidos estándares de calidad en base a una política educativa que persiga como valor el propio aprendizaje del alumno sobre sí mismo, ¿cuál sería entonces la aportación de MBE y coaching  a la calidad de la sociedad?.

Bibliografía:

  1. Carr, W., y Kemmis, S. (1988). Teoría crítica de la enseñanza. (La investigación acción en la formación del profesorado). Barcelona: Martínez-Roca.
  2. Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, publicado en BOE 29/01/2015.
  3. REICE: Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación,ISSN-e 1696-4713,  10, Nº. 4, 2012 ,págs. 6-20, autor María Antonia Casanova Rodríguez.
  4. Participación educativa,ISSN-e 1866-5097, 1 1, Nº.1 1, 2012 (Ejemplar dedicado a: La investigación sobre el cerebro y la mejora de la educación), págs. 7-14, autor Jose Antonio Marina.
  5. Roberto Aparici, (2010), Conectados en el ciberespacio, (Introducción “Conectividad en el Ciberespacio”), pag 9-13. Editorial Uned. Madrid

Talento para observar, aprender y disfrutar de la circunstancia

  

Aprender a vaciarse

 

La base de cualquier talento es la curiosidad, el aprendizaje, y la creatividad. Para poder ser creativo has adquirido un conocimiento antes (quien inventó el avión antes observó volar el ave), por lo tanto ser creativo en relación a tu Talento es aprender, echar horas.

 Hay un matiz que a veces se nos escapa, ¿que es aprender?. Esta palabra me encanta, “aprender“, vamos a darle un repaso al diccionario! “adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia“, de aquí que el talento hay que practicarlo, hasta que no practicas no eres talentoso aunque lo tengas……. Y, ¿como aplicas la creatividad en “aprender” tu Talento?, ¿tienes medios para adquirir el conocimiento?, ¿tienes amigos con los que compartir y practicar?.

   Y la paradoja es que igual tienes suerte y a todas esas preguntas contestas “Si”, sin embargo, se te olvida procurar lo mas importante, “a tí mismo”. ¿Eres capaz de Ser?, ¿de fluir?, ¿de colocarte en posición de aprendiz en tú Talento?, ¿eres capaz de vaciarte de tí mismo?.

   El aprendizaje auténtico lo da la práctica, la experiencia, y la propia práctica y experiencia genera a su vez más conocimiento. Para poder aprender de tí, de los demás, de la situación, lo primero a cultivar es tu talento en observar, y el único camino para poder observar es vaciarte, solo ser lo que estas observando en el momento, estar plenamente presente en la circunstancia que te está envolviendo, ser el sonido que escuchas, el objeto que observas. Para esto os invito a vaciaros de vosotros mismos, y simplemente Ser en esta práctica del Talento.

   Y al observarte antes de vaciarte, y poder ponerte en disposición de aprender, ¿te das cuenta de qué te tienes que vaciar?, ¿que información te aporta lo que has encontrado?.

   Aquí tenéis un relato, La taza vacía, que os puede ayudar a reflexionar sobre ¿como de vacíos estáis a la hora de practicar vuestro Talento?.

    Según una antigua leyenda, un famoso guerrero va de visita a la casa de un maestro Zen.  Al llegar se presenta a éste, contándole todos los títulos y aprendizaje que ha obtenido en años de sacrificados y largos estudios.

    Después de tan sesuda presentación, le explica que ha venido a verlo para que le enseñe los secretos del conocimiento Zen.

    Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.

   Aparentemente distraído, sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continúa vertiendo té aún después de que la taza esté llena.

   Consternado, el guerrero le advierte al maestro que la taza ya está llena, y que el té se escurre por la mesa. El maestro le responde con tranquilidad:

    Exactamente, señor. Usted ya viene con la taza llena, ¿cómo podría usted aprender algo?

    Ante la expresión incrédula del guerrero , el maestro enfatizó:

“A menos que su taza esté vacía, no podrá aprender nada”

“Desarrolla el Talento de la observación, aprende a vaciarte, dentro del teatro, mientras transcurre la escena, para poder aprender”.

 

autumn-forest-meadow-4865-525x350

A %d blogueros les gusta esto: