Inicio » Posts tagged 'conciencia'

Tag Archives: conciencia

Autoeducación y coaching, una mirada desde la conciencia.

2 AUTOEDUCACIONLa historia nos muestra que la frase de Aristóteles, “el hombre es un animal social, político y económico” ha sido muy acertada. Desde aquella fecha y hasta el momento el hombre aún no ha sido capaz de aprender a vivir en sociedad, dado los problemas que la sociedad tiene.

Propongo un nuevo significado del concepto de autoeducación, en la línea de la Comisión Internacional de la UNESCO para la educación del siglo XXI, que establece como uno de los pilares de la educación el “aprender a vivir juntos, el aprender a vivir con los demás”. En este aprender a vivir hay implícito un cambio, es en ese cambio, en su formulación, en su plan de acción y en su conciencia de la necesidad de cambiar, donde el mismo es posible, y donde coaching puede ser utilizado como herramienta.

La autoeducación o el aprender a vivir juntos suponen arrojar conciencia sobre la cultura que hemos recibido, arrojar conciencia sobre la cultura de la sociedad donde estamos, y reflexionar sobre la sociedad hacia la cual queremos ir.

Vemos en este entorno que la sociabilidad es una competencia la cual puede ser definida como “disposición natural de la persona a estar en sociedad”, y es en la adquisición de esta competencia donde coaching acompaña en el proceso.

Vivir en sociedad es una necesidad, ¿sabes qué roll estás jugando en la sociedad?,  ¿te gustaría potenciar el que tienes o te gustaría tener otro roll?.

Coaching te acompaña en tus procesos de socialización de forma que esa respuesta que has aprendido frente a la influencia de la cultura pueda ser cambiada desde la libertad de tu elección, permitiéndote arrojar conciencia sobre ¿qué has interiorizado de la cultura y de qué te sirve en tu nuevo objetivo?, sino es así ¿qué recursos te hacen falta que te permitan alcanzarlo?.

Te invito a que mires a tu alrededor y te preguntes, ¿en qué sociedad vives?, ¿es eso que ves lo que realmente quieres ver?,  ¿te hace sentirte bien?, sino es así ¿cómo te gustaría que fuera?…… ¿quieres realmente un cambio? ……… ¿qué puedes hacer tú en ese escenario que dibujas?.

Mis yoes y mi yo (primera parte)

En la percepción siempre anda el juego, el juego de la mente, claro. El alma simplemente se entretiene percibiendo.

En estos meses de verano, ¿qué tal si además de descansar, nos permitimos escucharnos?

oir

¿Realmente escuchas quien eres, desnudo de cómo crees ser?, si es así, por favor te ruego te pongas en contacto conmigo, ya que sigo buscando.

Somos seres de identidad compuesta, aglutinados en una única identidad. Desconocer, des-oir, ensordecer las partes del todo (Yo-Real) nos torna frágiles y desconectados, como suele decirse, anillos rotos.

Utilizando una terminología propia nos encontramos con; el Yo-Creido aquella parte del anillo que creemos ser, que hemos construido con lo que oímos/percibimos de otros o del entorno; el Yo-Visto, el más simpático, el anclado al momento, el yo que te ven, claro, condicionado por el que lo ve ya que nadie se desprovee de su dialogo interno para percibir; el Yo-deseado, aquel que nos gustaría ser, y señalando “gustaría” por aquello que del gusto al deseo y a la acción hay un trecho; el Yo-Regulado, aquel regido por los debes señalados desde el exterior, es decir, mas allá de nuestra caja que contiene la intimidad de nuestro pensamiento y nuestro ser; el Yo-socioidealizado, aquel yo ideal que la sociedad quiere que sea, el Yo-sociomoral el que busca adaptarse a la moral de la sociedad, a sus cánones de bondad, y junto a todos ellos el Yo-Real, que acabaría respondiendo a la pregunta ¿quien soy realmente entre tantas partes de mi identidad?.

Todos ellos entran en acción en nuestros comportamientos y toma de decisiones, en ocasiones entran en conflicto entre ellos, entonces la aliniación se rompe, y toca recomponer el puzzle. Sucede una crisis de identidad de la que con unas pizcas de sabiduría saldremos fortalecidos sin duda.

Si nos paramos a reflexionar, ¿qué valores son los que subyacen detrás de cada yo?, ¿qué significado tienen esos valores?, ¿que significado puedes darles que te permitan volver a una aliniación sana entre tus partes?.

La re-jerarquización de valores, la re-definición de significados, es un dialogo interesante y estimulante que acompañado desde el coaching te permitirá la toma de decisiones desde tu conciencia y con tus recursos, haciéndote mas fácil el camino, ya que eres tú quien maneja tu nave.

Aquello a lo que te sientes llamado solo puede salir desde tu interior, desarrollando la habilidad para ver tus imágenes falsas, y la creatividad que aflores para desarrollar la imagen que desees construirte, huyendo de espejos que redunden en vanidad que te limiten en su consecución, decidiendo y alcanzando la transformación de tu Yo-Real. Es posible.

Dejarse llevar por opiniones ajenas te exonera de tu responsabilidad para contigo mismo. Las opiniones en raras ocasiones están limpias de las propias dificultades del emisor, de sus propias limitaciones.

¿Te animas a crecer mirando hacia dentro?.

La importancia de preguntarnos sobre nosotros mismos no nos ha sido enseñada, es preguntarse por el sentido de la vida, por la información de nuestras emociones, donde cada cual encuentra su respuesta……

El amor es la energía que potencia todas nuestras facultades.

Bibliografia:

  • Orígenes, Amin Maalouf, 2004.
  • La fuerza de la compasión, Daniel Goleman, 2015.

La creatividad es lo que te permite evolucionar.

Somos cuerpo, somos mente y somos espíritu, y entonces, ¿cómo evolucionar?. En mi opinión el aprendizaje desde el coaching es la respuesta.

La promoción del aprendizaje adulto ha de ir dirigido al aumento de la eficacia cognitiva, supone tener presente los aprendizajes ya instaurados, de forma que la conexión del nuevo con él facilite los procesos insight.

Aceptemos nuestra biología, conocerla y potenciarla. En el adulto las funciones ejecutivas y cognitivas son las primeras que empiezan a declinar, lo que conlleva una menor velocidad de procesamiento de la información, y menor eficiencia del mismo. Esta pérdida de velocidad y eficiencia en el procesamiento de la información se traduce en;

 

  • Menor potencial de aprendizaje.pensamiento
  • Memoria de trabajo más reducida.
  • Menor eficiencia en memoria a largo plazo.
  • Menor eficiencia en tareas de razonamiento.
  • Menor eficiencia en rotación de letras, y comparación de letras y patrones.
  • Menor velocidad de cálculo y lectura.
  • Aumento de los olvidos.
  • Perdida de atención y concentración.

 

 

En el plano biológico, la madurez cerebral hace que las neuronas de la zona prefrontal, que son de mayor tamaño y donde residen las funciones ejecutivas y cognitivas, pasen a ser sustituidas por otras de menor tamaño, aunque en número seguirán siendo las mismas. La materia blanca neuronal se reduce y los axones se degradan. Sin embargo la experiencia del cerebro adulto hace que la capacidad de resolución creativa de problemas siga mejorando incluso más allá de los 80.

El cerebro adulto al tener que economizar y compensar el funcionamiento deficitario de ciertas áreas que se van perdiendo con la intervención de otras (1), aumenta en capacidad creativa, siendo en la interacción con el medio donde desarrolla estrategias de funcionamiento neuronal en la consecución de su objetivo, el incorporar nuevos aprendizajes. Creatividad y plasticidad cerebral están ligadas durante toda la vida del ser humano.

La capacidad creativa es la herramienta que dota la naturaleza al cerebro adulto para seguir avanzando en su desarrollo, como tal su cuidado es la primera medida a señalar a través de la propuesta personal a nivel social de vivenciar la fuente del proceso creativo (2) desde el coaching, siendo la fuente aquella colaboración colectiva que da como resultado un producto creativo.

El cerebro adulto usará la creatividad para relacionar los nuevos aprendizajes con los aprendizajes ya instaurados. Los ya instaurados están relacionados con toda la actividad del ser humano; laboral, social, cultural, familiar, afectiva y comunitaria. De esta forma la segunda medida de promoción del aprendizaje adulto sería buscar ésta conexión previa con la actividad del Ser que haga fácil el proceso, acompañado por un coach.

La tercera medida para el aprendizaje adulto, como para cualquier otro aprendizaje, el situar al alumno en la emoción positiva oportuna (3) que permita que este aprendizaje sea eficaz y eficiente, lo que nos lleva al aprendizaje vivencial orientado al desarrollo de la cognición. Un aprendizaje llevado a cabo permitiendo experiencias vitales donde dar a la emoción un uso con finalidad pedagógica. La forma, cuidando el entorno donde los nuevos aprendizajes se proporcionen, atendiendo a aspectos como la novedad y la innovación que permitan emociones positivas que faciliten el aprendizaje.

La experiencia, apoyado en la reflexión, acompañado por un coach, provoca tu propia evolución, ¿hacia donde?…. hacia donde decidas ir.

 

Referencia bibliográfica:

  • Arias Carrión, T-Olivares-Bañuelos, R.Drucker-Colin. “Neurogénesis en el cerebro adulto”. Revista de neurología, ISSN 0210-0010, Vol. 44, Nº.9, 2007, págs. 541-550.
  • José María Toro Alés, “La creatividad del co-razon”. Creatividad y sociedad: revista de la Asociación para la Creatividad, ISSN 1578-214X, ISSN-E 1887-7370.
  • María Luisa Vecina Jiménez. Papeles del psicólogo. Universidad Complutense. ISSN 0214-7823, Vol. 27 nº 1, 2006.

¿Como coaching transforma al coache?

Son muchos los coaches que inician un proceso de coaching sin conocer qué es, cuál es la finalidad o en qué puede ayudarles. En este post intentaré dar una aproximación de qué es coaching y cómo el método transforma al coaché.

coach

El proceso de coaching es un acompañamiento adaptado al coaché (cliente), en el establecimiento de un objetivo y en su consecución a través de un plan de acción. Objetivo y plan de acción son establecidos por el cliente a través de un proceso ontológico. Es el coaché quien dirige su propio proceso valiéndose de sus recursos y ayudado por el coach en la exploración de los mismos.

La ontología o también llamada metafísica por los discípulos de Aristóteles, es la investigación del ser en tanto que es, como ser en general, es decir como el Todo, en este sentido al referirme al coaching como proceso ontológico estoy poniendo la atención en el objeto del proceso, es el Ser del coaché, como ser humano único con su propia subjetividad. (La diferenciación entre metafísica y ontología ha sido posteriormente abordada por filósofos como Heidegger. Es un tema para mí sumamente interesante, y una distinción cuya aportación es interesante en Coaching, la cual me abordaré en futuros post).

El proceso de coaching se enfoca en el coaché, utilizando un método, que puede transformar a las personas en el camino hacia su objetivo cuando sucede lo que a continuación trataré de explicar.

Coaching es como acabo de mencionar un proceso de acompañamiento, a medida, que se realiza a través de un diálogo, sin embargo es más que un diálogo, trabaja con el pensamiento y lenguaje, funciones mentales superiores del ser humano. Como diálogo explora pensamientos internos  y externos, buscando conocer la realidad percibida del cliente, explorando su conciencia y consciencia. Como proceso ontológico busca  que el cliente escuche sus emociones, su cuerpo y su propio dialogo o voz (interior/ exterior)… ¿qué te cuentas?, ¿qué quieres decir?, ¿cómo te sientes?, ¿qué sucede en ti?, ¿dónde te sitúas?…..

Es en la integración de estos tres aspectos del Ser (linguistico, emocional  y corporal) donde se logra la transformación en un proceso de coaching.

Cuando esta integración no existe, hay que traerla a la consciencia, y es mediante el lenguaje como podemos hacer esto posible.

El termino consciencia se refiere a darse cuenta, traer a la consciencia algo del inconsciente, algo que nos está sucediendo o que está sucediendo en nuestro entorno y que no nos damos cuenta. El término conciencia se refiere al conocimiento que tenemos sobre nosotros mismos, sobre valores, creencias, entorno, personas…. Os invito a jugar con las palabras y preguntarnos, ¿soy consciente de los valores que tengo?, y ¿tengo conciencia de los valores que tengo?….o lo que es lo mismo, ¿me doy cuenta de los valores que tengo?, y ¿conozco el significado de mis valores?.

En resumen, coaching hace reflexionar sistémicamente (como Ser integrado) al coache sobre sí mismo como Ser lingüístico, emocional y corporal, facilitando así su propia evolución a través del encuentro consigo mismo, camino hacia su propia excelencia en la consecución de un objetivo marcado a través de un plan de acción fijado por él coache.

Como coach es en esta reflexión que realiza el cliente donde más disfruto viendo qué inteligencias utiliza, cuáles son sus talentos, cuales los recursos internos utilizados…….

El momento de la transformación es el momento de darse cuenta (ser consciente) de aspectos de la realidad (interna o externa) que antes desconocía, es lo que hace unos días leyendo a Racheal Govender definía como momento AHA!, como el momento de descubrimiento y desjerarquización que conduce a la identificación de la esencia del problema.

Y es en este momento de darse cuenta cuando sucede la magia, la transformación, cuando un nuevo conocimiento es traído a la consciencia, cuando este conocimiento empieza a ejercer “su efecto”, al tratarse de un nuevo aprendizaje sobre el mundo interno o externo del cliente.

La magia sucede, porque los nuevos aprendizajes, conectan con viejos aprendizajes, generan nuevos aprendizajes…… lo cambia todo, lo transforma, va arrojando claridad al problema, creando soluciones, alternativas, caminos… y en todo este proceso, en todo este dialogo, el coach es un mero y experto acompañante, donde el protagonista es el coache.

Es ahora donde podemos traer a colación, y será entendible, la definición dada por Oscar Enento Simón y Maite Sanchez-Mora García, que define Coaching como un método de aprendizaje de adulto sustentado por bases psicológicas, pedagógicas, filosóficas y de gestión empresarial.

A %d blogueros les gusta esto: