Inicio » Posts tagged 'Ser'

Tag Archives: Ser

¿Cómo construir la relación con el educando?

cafeLa relación siempre es el acto mas íntimo de todo ser humano, sea más profunda o menos, es donde nos mostramos con todas nuestras virtudes. La forma en que establecemos esa relación a su vez marca la forma en que con nosotros se relacionan.

Cuando estamos hablando de educación toca revisarnos en nuestra competencia de construcción de la relación, que sin duda hemos ido adquiriendo de una forma mas o menos afortunada, ya que es esta competencia la que nos va a permitir entrar en el  mundo interior del educando, aquel que esta construyendo y donde podemos ejercer nuestra área de influencia ya que como educadores todos tenemos un roll, y por lo tanto todos tenemos un ámbito de influencia.

A su vez, el trabajar en esta competencia nos da la oportunidad de conocernos mejor, de caminar hacia nuestra propia excelencia, lejos de la reacción y cada vez más cerca de nuestra libertad personal.

Hablo de crear conjuntamente la relación, sin embargo, con el foco puesto en nosotros mismos, para poder hacer de espejo de aquél que está forjando un carácter, para darle la oportunidad de ejercer al mismo tiempo su propio autodominio, aquél que le permita ser inteligente emocionalmente.

Una competencia plena es una habilidad interiorizada en un saber ser, una capacidad en constante aprendizaje, llegar a adquirirla supone un entrenamiento constante, que nos permite pasar del tener al hacer, y del saber hacer al saber ser competente.

La competencia de crear conjuntamente la relación en grado de saber ser nos motiva para seguir aprendiendo con cada relación, ver a cada educando como un ser único y social con unas necesidades y virtudes concretas a descubrir, a cubrir y a potenciar en su propio beneficio, y a su vez ayudarnos a cumplir las metas educativas diseñadas para el educando. La relación siempre es el punto de partida en el engranaje del sistema educativo, de aquí que aprendamos a darle la importancia que tiene.

Las capacidades a desarrollar para adquirir esta competencia son presencia y confianza e intimidad, las iremos matizando mas adelante de forma que podamos ver lo que significa coaching como herramienta en el desarrollo de esta competencia.

Sabemos crear confianza cuando tenemos la capacidad de crear entornos seguros y de apoyo, y es el entorno en sí el que a través de la propia relación quien genera la confianza buscada y el respeto, la relación es el camino a recorrer, el mapa, el entorno es el medio, el territorio a través del cual transcurre ese camino. Saber ser y saber estar en la relación, saber recorrer el camino, buscando la armonía en aras de nuestra propia madurez afectiva y siempre con el foco del respeto hará que la confianza se haga visible, siempre a la velocidad que marca el educando, ya que es él quien nos va a ir dando permiso para entrar es sus áreas sensibles, para dejar que le acompañemos en sus nuevas áreas.

Sin duda habrá muchos otros agentes que puedan influir en esta relación, sin embargo es nuestra decisión, nuestra actitud, nuestra constancia y nuestras ganas de aprender sinceras y de saber hacer humildes las que marcarán nuestro propio ámbito de influencia……. ¿en qué te quieres enfocar?, ¿donde puedes ejercer tu influencia o donde no puedes?.

Coaching es la herramienta que te permite dar respuesta a todas estas y otras muchas preguntas, como “¿qué quieres hacer?, ¿qué decides hacer de lo que quieres hacer?, ¿como vas a hacerlo?, ¿cómo vas a saber que lo has conseguido?”.

En el vídeo te invito a revisar tu propia confianza, si bien es medible por diferentes medios, también es “observable”, estas invitado a unos minutos de auto-observación!!.

…….. ¿qué sucedería si el sistema educativo se sostuviera sobre relaciones de confianza?.

Coaching te ayuda a conseguir la meta de la confianza e intimidad con el educando, que le permita Ser, y que nos permita guiarle en ese camino.

Bibliografia recomendada:

Walter Riso. El arte de ser flexible, Planeta/Zenith, Barcelona, 2010.

¿Como coaching transforma al coache?

Son muchos los coaches que inician un proceso de coaching sin conocer qué es, cuál es la finalidad o en qué puede ayudarles. En este post intentaré dar una aproximación de qué es coaching y cómo el método transforma al coaché.

coach

El proceso de coaching es un acompañamiento adaptado al coaché (cliente), en el establecimiento de un objetivo y en su consecución a través de un plan de acción. Objetivo y plan de acción son establecidos por el cliente a través de un proceso ontológico. Es el coaché quien dirige su propio proceso valiéndose de sus recursos y ayudado por el coach en la exploración de los mismos.

La ontología o también llamada metafísica por los discípulos de Aristóteles, es la investigación del ser en tanto que es, como ser en general, es decir como el Todo, en este sentido al referirme al coaching como proceso ontológico estoy poniendo la atención en el objeto del proceso, es el Ser del coaché, como ser humano único con su propia subjetividad. (La diferenciación entre metafísica y ontología ha sido posteriormente abordada por filósofos como Heidegger. Es un tema para mí sumamente interesante, y una distinción cuya aportación es interesante en Coaching, la cual me abordaré en futuros post).

El proceso de coaching se enfoca en el coaché, utilizando un método, que puede transformar a las personas en el camino hacia su objetivo cuando sucede lo que a continuación trataré de explicar.

Coaching es como acabo de mencionar un proceso de acompañamiento, a medida, que se realiza a través de un diálogo, sin embargo es más que un diálogo, trabaja con el pensamiento y lenguaje, funciones mentales superiores del ser humano. Como diálogo explora pensamientos internos  y externos, buscando conocer la realidad percibida del cliente, explorando su conciencia y consciencia. Como proceso ontológico busca  que el cliente escuche sus emociones, su cuerpo y su propio dialogo o voz (interior/ exterior)… ¿qué te cuentas?, ¿qué quieres decir?, ¿cómo te sientes?, ¿qué sucede en ti?, ¿dónde te sitúas?…..

Es en la integración de estos tres aspectos del Ser (linguistico, emocional  y corporal) donde se logra la transformación en un proceso de coaching.

Cuando esta integración no existe, hay que traerla a la consciencia, y es mediante el lenguaje como podemos hacer esto posible.

El termino consciencia se refiere a darse cuenta, traer a la consciencia algo del inconsciente, algo que nos está sucediendo o que está sucediendo en nuestro entorno y que no nos damos cuenta. El término conciencia se refiere al conocimiento que tenemos sobre nosotros mismos, sobre valores, creencias, entorno, personas…. Os invito a jugar con las palabras y preguntarnos, ¿soy consciente de los valores que tengo?, y ¿tengo conciencia de los valores que tengo?….o lo que es lo mismo, ¿me doy cuenta de los valores que tengo?, y ¿conozco el significado de mis valores?.

En resumen, coaching hace reflexionar sistémicamente (como Ser integrado) al coache sobre sí mismo como Ser lingüístico, emocional y corporal, facilitando así su propia evolución a través del encuentro consigo mismo, camino hacia su propia excelencia en la consecución de un objetivo marcado a través de un plan de acción fijado por él coache.

Como coach es en esta reflexión que realiza el cliente donde más disfruto viendo qué inteligencias utiliza, cuáles son sus talentos, cuales los recursos internos utilizados…….

El momento de la transformación es el momento de darse cuenta (ser consciente) de aspectos de la realidad (interna o externa) que antes desconocía, es lo que hace unos días leyendo a Racheal Govender definía como momento AHA!, como el momento de descubrimiento y desjerarquización que conduce a la identificación de la esencia del problema.

Y es en este momento de darse cuenta cuando sucede la magia, la transformación, cuando un nuevo conocimiento es traído a la consciencia, cuando este conocimiento empieza a ejercer “su efecto”, al tratarse de un nuevo aprendizaje sobre el mundo interno o externo del cliente.

La magia sucede, porque los nuevos aprendizajes, conectan con viejos aprendizajes, generan nuevos aprendizajes…… lo cambia todo, lo transforma, va arrojando claridad al problema, creando soluciones, alternativas, caminos… y en todo este proceso, en todo este dialogo, el coach es un mero y experto acompañante, donde el protagonista es el coache.

Es ahora donde podemos traer a colación, y será entendible, la definición dada por Oscar Enento Simón y Maite Sanchez-Mora García, que define Coaching como un método de aprendizaje de adulto sustentado por bases psicológicas, pedagógicas, filosóficas y de gestión empresarial.

Cuando tu Talento, Es.

El Talento es fluir, es Ser, no se define como tal, no te lo ves, a penas lo sientes, aunque te lo ven y te lo sientenEl Talento aunque no lo veas, ES.

 

huevos

 

¿Que sucede cuando te lo ven?, que sino eres tú mismo Ser, te identificas con él, paradoja, en muchos casos la fuente de tu talento se seca. Pierdes espontaneidad y fluidez, ya  no hay juego, hay obligación de ser talento, obligación contraída por tí mismo, ¿y de qué te sirve?, solo para contribuir a engordar un ego que ya tenías.

El problema de la identificación en el Talento es difícil de gestionar, nos educan en la identificación, somos/deseamos ser aquello que es papa o mama, o aquello que la sociedad valora, o aquello que otros desean por que; deseamos agradarles para que nos agraden…. deseamos…. deseamos…. deseamos…. en este cultivo es difícil no identificarse y simplemente SER. Nacemos dioses y morimos en muchos casos volviendo a ser dioses, sin embargo entre nacimiento y muerte somos simplemente humanos.

En una sociedad de consumo es fácil que nuestra brújula interna pierda el norte, haría falta un cambio profundo en la educación para que esto no sucediera, para que se respetaran decisiones y formas de vida personales, para que pudiéramos ser y fluir en aquello de nuestra elección, sin condicionantes inconscientes; publicitarios, marketinianos, sociales, culturales o educacionales….

¿Os habéis dado cuenta qué os hace elegir realmente un comportamiento?, frente a otros; talentos, objetos, deseos….. ¿Somos capaces de reconocernos en nuestras decisiones en Ser o es nuestra férrea personalidad buscando identificarse?,  ¿quien decide?.

La des-identificación es un camino para algunos reconfortante, puro placer si uno de tus valores es la libertad de elegir tu vida como realmente quieras vivirla. Sin embargo para aquellos anclados en el miedo, en la necesidad, o en valores “mas terrenales” es un sufrimiento imposible de resistir que llevara a una crisis de conciencia, en el mejor de los casos alumbrará nuevos valores que puedan permitirte una alineación entre lo que deseas y tus acciones, en el peor de los casos habrá un fatal desenlace tanto para la persona como para sus allegados.

Si quieres vivir tu talento, disfrutar de tí, de lo que eres, mírate, ¿reconoces tus valores?, pues ten el coraje de vivir conforme a ellos, DEJA A TU SER QUE SEA. Se valiente para jerarquizar esos valores, y para vivir honestamente conforme a ellos.

coraje

¿Que te puede aportar esa elección?. Poder moverte en proyectos donde puedas estar alineado, donde puedas ser tú, sin identificarte con el proyecto, buscando un resultado. Poder obtener los desde ese lugar donde fluyes, donde la vida te vive y tú a ella. Poder estar presente en todo momento. ¿Son así tus momentos?….. y sino es así, ¿que sucede?,…. ¿con que te estas identificando que no te deja Ser?.

A %d blogueros les gusta esto: