Inicio » Posts tagged 'Talento'

Tag Archives: Talento

Inaugurando el 2016. La visión del coach, ¿en qué acción se traduce?

gijon 11 de enero 2016

España, Asturias, Gijón, 11 de Enero 2016

Formarse, trabajar y ser son verbos distintos, además dejan ver seres distintos, con pensamientos distintos, con sentimientos distintos, y sobre todo, con aprendizajes distintos.

¿Quién ha recibido formación en coaching y nunca ha tenido la típica conversación marketiniana donde alguien casi siempre acaba dándose golpes en el pecho enervando el “yo soy” cuando en sus acciones, en su vida, en su  comportamiento estás viendo un simplemente “yo trabajo de” o “yo me formé en“? Y son tantas las diferencias, que se está perdiendo el sentido de esta profesión (trabajo) y de esta forma de vivir (ser) del coach.

Aplicar la herramienta desde la formación recibida supone marcar objetivos al cliente en base a un diagnóstico como un médico a un paciente.

Aplicar la herramienta desde el conocimiento (trabajar de coach) también implica obtener resultados. Son muchos los coaches que obtienen resultados en sus clientes (coaché)  al enfocarse en lo que de primera mano quiere lograr el cliente, al ayudarle a medirlo, a establecer objetivos capaces de ser conseguidos……

Aplicar la herramienta desde la esencia en relación al cliente supone conseguir igualmente resultados, sin embargo estos resultados se consiguen de forma tal que generan un conocimiento en el cliente sobre sí mismo que hace renacer en él una nueva faceta, un nuevo ser, un cambio profundo que le hace avanzar en su propia evolución.

Aplicar la herramienta desde la esencia en relación al coach supone, además de vivir el coaching desde el deseo de aprendizaje constante que se genera con una declaración, vivir con un deseo más profundo, que ese conocimiento sea “incorporado” e implique la adquisición corpórea del aprendizaje que se genera con una actitud”…….. y en cómo se incorpora esa formación te das cuenta de si tienes delante un “auténtico” coach sentido, o un “auténtico trabajador del coaching”.

El Ser coach arrastra un defecto/virtud de vida, aprender a escuchar los valores que dirigen a las personas. Esta escucha desnuda de uno mismo te da la visión clara de los propósitos de toda aquella persona con la que estas compartiendo este tu tiempo.

Y, ¿qué acción emprendes teniendo ese conocimiento?, ¿qué haces con aquello que ves?, ¿qué haces compañero con esos propósitos ocultos en los ojos de sus dueños que son tus allegados?, ¿qué deseo despierta en ti la visión de esos propósitos?

 

brindis navidad

Después de este descanso estival disfrutando de amigos, familia y relaciones, casi 5 semanas!!, dejo inaugurado el año 2016 con mi mejor deseo para todos aquellos; compañeros, amigos, y conocidos que este mundo  felizmente proporciona, que la visión sea clara en vuestros allegados, y que vosotros podáis tener a su vez una visión clara de cómo hacer ver, como hacer oír, cómo hacerles sentirse a sí mismos!!, de forma que tu visión coach pueda traducirse en un camino claro que esa persona vaya construyendo, y vaya decidiendo recorrer.

 

 

 

 

 

 

 

Gracias por tu tiempo. Feliz 2016.

Luis, amigo y maestro.

A los amigos se les acepta como son, si además te quieren, pasas momentos verdaderamente agradables con ellos, además del encuentroLuis es para nosotros un maestro en resiliencia, en prestar ayuda, en ingenio, don de gentes, en visión. En particular un amigo y un líder en quien resueno.

 Hemos conocido pocas personas tan destacadas, él es uno de ellos, un líder de su tiempo. Una inteligencia destacada, rápida y práctica. A Luis le gusta ser perfeccionista y exigente, le encantan los retos, después de leer su historia entenderéis por qué.

  Luis Alvarez Fernandez Luis Alvarez Fernández nació el 4 de Junio de 1926, va a hacer 89 años. Su historia es la de un talento extraordinario, incomprendido y dominado por las circunstancias, que le forjaron una personalidad dura en apariencia y muy emocional en su esencia.

   Nació en Fitoria, Oviedo, hijo de carpintero y ama de casa. Durante su infancia hasta 1936 fue a la escuela de Mariano Cabezón, “como era habitual en la época en el aula no faltaba una buena vara de avellano“. Cuenta Luis como cada vez que el profesor le cogía su libreta la usaba de medida para castigar a otros compañeros, por la expresión de su cara se entiende que esto le traía después no buenas consecuencias en el grupo.

   Lo que mas le gustaba, dibujar y escribir. Lo que mas le costó aprender, la resta.

   Estalló la guerra. Desde 1936 a 1939 lo que permanece grabado en su memoria es el recorrido entre Cayés y Fitoria, para llevar la burra y el ganado a pacer a los prados de Fitoria, a la vuelta escuchar cómo silbaban cerca las balas.

   Francisco Díaz Vázquez con 13 años le adopto como aprendiz en su carpintería de Argañosa, era su padrino, entonces el padre de Luis que también era carpintero allí, optó a una plaza en Hidroeléctrica, por lo que le pasaron a llamar “El Marques” heredando el mote del padre.

Desde las 7:15 empezaba limpiando el taller y la inundación de los fosos de los motores que se llenaban de agua todas las noches de un manantial cercano. Lo primero que me enseñaron fue a manejar el cepillo en una tabla que manchaban con tiza, a hacer clavijas que si no hacías bien, te pegaban. Con 14 años ya hacia estuches de madera. Al mismo tiempo los miércoles íbamos a aprender la instrucción al centro de juventudes, donde pude estar en artes y oficios, empecé a aprender aritmética y geometría, el dibujo lineal me encantaba, recuerdo estar de noche con un candil dibujando y la mala suerte de manchar con alguna gota de aceite del candil y tener que volver a repetirlo“. Luis quedó el número uno de su promoción.

   Con un profesor empezó a preparar su ingreso en la fabrica de armas, cuando se enteraron que su padre era “rojo” no le dejaron entrar, con lo que acabó en el taller de Avelino hasta los 21 años donde llegó a ser encargado. Al mismo tiempo en el patio de la casa de su suegra empezó su carpintería, “como tenía solo 28 metros cuadrados, cuando tenía que hacer una pieza grande la madera salia ocupando la acera y los vecinos protestaban“.

   La madera y la independencia le llamaba (esta parte de su historia nos muestra su espíritu inquieto y su momento de crecimiento personal). Opto por cubrir sus necesidades de forma que le dejara tiempo para su carpintería, su plan fue o guarda municipal o acomodador de cine. Consiguió ser acomodador (e incluso llegó a sacar la plaza de guarda municipal que no aceptó) desde 1955 a 1965, y carpintero en 28 mts, descansando solo los martes.

   Su carpintería empezó a crecer, con el miedo y la responsabilidad que suponía empezar desde la nada  y acabar teniendo a 40 personas a su cargo. Su obra más emblemática la carpintería del edificio de Las Salesas en Oviedo. (“Habia dias que me acostaba a las 2 de la mañana, llevaba personalmente la contabilidad y la gestión del taller, al final tuve que contratar las cuentas a alguien“). He podido sentir su angustia de aquellos tiempos teniendo que gestionar muchas veces por intuición sin estar preparado.

   Hoy cuenta que reconoce a un carpintero nada mas verlo, sólo con la forma de coger la herramienta. “Hoy no hay carpinteros“. Sobre su talento tiene una frase, “saber ver antes que dibujar, y poder dibujarlo antes de crearlo“.

   De la educación que recibió le queda la impronta de sentir rabia frente a un error, y no poder dormir hasta corregirlo (¿os imagináis lo que algo así ha supuesto en la vida personal de Luis?). O el deseo frustrado de ser médico, por que “cuando en casa alguien se ponía malo, llamaban al médico, y parecía Dios”(¿que supone para un niño la angustia de esperar por un médico para curar a un ser querido?).

Hoy le he preguntado, ¿cual es tu secreto? a lo que contestó “suelo hacer lo que me gusta, cuando no sacas gozo de algo,  déjalo“.

Con añoranza ha confesado que “el único patrimonio que tuve fue mi mujer, Maruja, una bellísima persona“, y “si volviera a nacer tendría sólo lo que hiciera falta en el día, por que hay muchas espinas hasta llegar a las rosas“.

Y es que este niño, que empezó deseando ser médico, y acabo siendo carpintero mientras pagaba su sueño acomodando en butacas y aprendiendo de películas antiguas, reconoce que empezó en broma y se vio desbordado, llego un momento que o seguía o se tiraba y decidió seguir, y hoy hubiera preferido vivir de otra manera para ser feliz“.

Luis, carpintero y empresario que fue, a sus 88 años no para quieto. Mente inquieta dispuesta a echar una mano a cualquier vecino/amigo que se lo pida. Disfruta al segar del olor de la hierba, echando de comer a sus perros, poniendo llaves de paso en la finca, podando arboles, charlando con amigos, y yendo a recoger a su mujer al centro de día, disfrutando con los cursos de informática en el Telecentro de Posada de Llanera, y reviviendo recuerdos como cuando recogió a sus 84 años la medalla de oro del Centro Asturiano en su 20º marcha a Covadonga.

¿Cuantas horas creéis que estuvo practicando?, ¿de que tuvo que prescindir?, ¿cuales fueron sus para qué?, esta es su vida, solo él la ha vivido, solo él conoce todas estas respuestas. Y, ¿si fuera tu vida?, ¿cuales serían tus respuestas?….El no lo tuvo fácil y pudo, descubrió su talento y se enfoco en él. Luis nos enseña que cuando estamos disfrutando, no dejarnos apagar ni por el éxito, ni por el fracaso.

Gracias Luis, con pocas personas he podido compartir tanto como contigo.

¿Como coaching transforma al coache?

Son muchos los coaches que inician un proceso de coaching sin conocer qué es, cuál es la finalidad o en qué puede ayudarles. En este post intentaré dar una aproximación de qué es coaching y cómo el método transforma al coaché.

coach

El proceso de coaching es un acompañamiento adaptado al coaché (cliente), en el establecimiento de un objetivo y en su consecución a través de un plan de acción. Objetivo y plan de acción son establecidos por el cliente a través de un proceso ontológico. Es el coaché quien dirige su propio proceso valiéndose de sus recursos y ayudado por el coach en la exploración de los mismos.

La ontología o también llamada metafísica por los discípulos de Aristóteles, es la investigación del ser en tanto que es, como ser en general, es decir como el Todo, en este sentido al referirme al coaching como proceso ontológico estoy poniendo la atención en el objeto del proceso, es el Ser del coaché, como ser humano único con su propia subjetividad. (La diferenciación entre metafísica y ontología ha sido posteriormente abordada por filósofos como Heidegger. Es un tema para mí sumamente interesante, y una distinción cuya aportación es interesante en Coaching, la cual me abordaré en futuros post).

El proceso de coaching se enfoca en el coaché, utilizando un método, que puede transformar a las personas en el camino hacia su objetivo cuando sucede lo que a continuación trataré de explicar.

Coaching es como acabo de mencionar un proceso de acompañamiento, a medida, que se realiza a través de un diálogo, sin embargo es más que un diálogo, trabaja con el pensamiento y lenguaje, funciones mentales superiores del ser humano. Como diálogo explora pensamientos internos  y externos, buscando conocer la realidad percibida del cliente, explorando su conciencia y consciencia. Como proceso ontológico busca  que el cliente escuche sus emociones, su cuerpo y su propio dialogo o voz (interior/ exterior)… ¿qué te cuentas?, ¿qué quieres decir?, ¿cómo te sientes?, ¿qué sucede en ti?, ¿dónde te sitúas?…..

Es en la integración de estos tres aspectos del Ser (linguistico, emocional  y corporal) donde se logra la transformación en un proceso de coaching.

Cuando esta integración no existe, hay que traerla a la consciencia, y es mediante el lenguaje como podemos hacer esto posible.

El termino consciencia se refiere a darse cuenta, traer a la consciencia algo del inconsciente, algo que nos está sucediendo o que está sucediendo en nuestro entorno y que no nos damos cuenta. El término conciencia se refiere al conocimiento que tenemos sobre nosotros mismos, sobre valores, creencias, entorno, personas…. Os invito a jugar con las palabras y preguntarnos, ¿soy consciente de los valores que tengo?, y ¿tengo conciencia de los valores que tengo?….o lo que es lo mismo, ¿me doy cuenta de los valores que tengo?, y ¿conozco el significado de mis valores?.

En resumen, coaching hace reflexionar sistémicamente (como Ser integrado) al coache sobre sí mismo como Ser lingüístico, emocional y corporal, facilitando así su propia evolución a través del encuentro consigo mismo, camino hacia su propia excelencia en la consecución de un objetivo marcado a través de un plan de acción fijado por él coache.

Como coach es en esta reflexión que realiza el cliente donde más disfruto viendo qué inteligencias utiliza, cuáles son sus talentos, cuales los recursos internos utilizados…….

El momento de la transformación es el momento de darse cuenta (ser consciente) de aspectos de la realidad (interna o externa) que antes desconocía, es lo que hace unos días leyendo a Racheal Govender definía como momento AHA!, como el momento de descubrimiento y desjerarquización que conduce a la identificación de la esencia del problema.

Y es en este momento de darse cuenta cuando sucede la magia, la transformación, cuando un nuevo conocimiento es traído a la consciencia, cuando este conocimiento empieza a ejercer “su efecto”, al tratarse de un nuevo aprendizaje sobre el mundo interno o externo del cliente.

La magia sucede, porque los nuevos aprendizajes, conectan con viejos aprendizajes, generan nuevos aprendizajes…… lo cambia todo, lo transforma, va arrojando claridad al problema, creando soluciones, alternativas, caminos… y en todo este proceso, en todo este dialogo, el coach es un mero y experto acompañante, donde el protagonista es el coache.

Es ahora donde podemos traer a colación, y será entendible, la definición dada por Oscar Enento Simón y Maite Sanchez-Mora García, que define Coaching como un método de aprendizaje de adulto sustentado por bases psicológicas, pedagógicas, filosóficas y de gestión empresarial.

Cuando tu Talento, Es.

El Talento es fluir, es Ser, no se define como tal, no te lo ves, a penas lo sientes, aunque te lo ven y te lo sientenEl Talento aunque no lo veas, ES.

 

huevos

 

¿Que sucede cuando te lo ven?, que sino eres tú mismo Ser, te identificas con él, paradoja, en muchos casos la fuente de tu talento se seca. Pierdes espontaneidad y fluidez, ya  no hay juego, hay obligación de ser talento, obligación contraída por tí mismo, ¿y de qué te sirve?, solo para contribuir a engordar un ego que ya tenías.

El problema de la identificación en el Talento es difícil de gestionar, nos educan en la identificación, somos/deseamos ser aquello que es papa o mama, o aquello que la sociedad valora, o aquello que otros desean por que; deseamos agradarles para que nos agraden…. deseamos…. deseamos…. deseamos…. en este cultivo es difícil no identificarse y simplemente SER. Nacemos dioses y morimos en muchos casos volviendo a ser dioses, sin embargo entre nacimiento y muerte somos simplemente humanos.

En una sociedad de consumo es fácil que nuestra brújula interna pierda el norte, haría falta un cambio profundo en la educación para que esto no sucediera, para que se respetaran decisiones y formas de vida personales, para que pudiéramos ser y fluir en aquello de nuestra elección, sin condicionantes inconscientes; publicitarios, marketinianos, sociales, culturales o educacionales….

¿Os habéis dado cuenta qué os hace elegir realmente un comportamiento?, frente a otros; talentos, objetos, deseos….. ¿Somos capaces de reconocernos en nuestras decisiones en Ser o es nuestra férrea personalidad buscando identificarse?,  ¿quien decide?.

La des-identificación es un camino para algunos reconfortante, puro placer si uno de tus valores es la libertad de elegir tu vida como realmente quieras vivirla. Sin embargo para aquellos anclados en el miedo, en la necesidad, o en valores “mas terrenales” es un sufrimiento imposible de resistir que llevara a una crisis de conciencia, en el mejor de los casos alumbrará nuevos valores que puedan permitirte una alineación entre lo que deseas y tus acciones, en el peor de los casos habrá un fatal desenlace tanto para la persona como para sus allegados.

Si quieres vivir tu talento, disfrutar de tí, de lo que eres, mírate, ¿reconoces tus valores?, pues ten el coraje de vivir conforme a ellos, DEJA A TU SER QUE SEA. Se valiente para jerarquizar esos valores, y para vivir honestamente conforme a ellos.

coraje

¿Que te puede aportar esa elección?. Poder moverte en proyectos donde puedas estar alineado, donde puedas ser tú, sin identificarte con el proyecto, buscando un resultado. Poder obtener los desde ese lugar donde fluyes, donde la vida te vive y tú a ella. Poder estar presente en todo momento. ¿Son así tus momentos?….. y sino es así, ¿que sucede?,…. ¿con que te estas identificando que no te deja Ser?.

A %d blogueros les gusta esto: