Inicio » Posts tagged 'Valores'

Tag Archives: Valores

La productividad del educador. Coach Educativo

10 AUTOEDUCACIONLos cambios en educación queramos o no ocasionarán cambios sociales. Todo cambio sea cual sea su origen provoca cambio frente al cual sólo nos queda preguntarnos ¿somos proactivos y ayudamos a cambiar para mejorar en el sentido de forjar seres humanos completos o somos reactivos y estamos fomentando cambiar para empeorar en el sentido de forjar seres humanos aliniados?.

Quiero hacer una llamada de atención que sirva para diferenciar dos tipos de cambios;

  • Uno es el cambio en educación liderado por un continuo de reformas en la normativa que cada vez hacen más administrativa la tarea de ser maestro educador. En este sentido la burocracia se ha extendido en los últimos años; exigiendo reportes que hacen tedioso el día a día en el aula, teniendo que poner la atención diaria en la cumplimentación de actas, reuniones de ciclo, encuentros con padres, memorias de evaluación, autoevaluación, unidades didácticas, reuniones de orientación, informes de alumnos, programas….., a las cuales hay que sumar las reválidas a final de secundaria y bachillerato, los nuevos itinerarios de la ESO y la configuración de nuevas asignaturas incorporados con la última reforma de octubre del 2015 (Séptima ley escolar de la democracia en 35 años, la LOMCE). Reflexionar sobre la operatividad de tanto control que inclina el sistema a burocrático es algo necesario para volver a retomar el camino de los valores en educación y su re jerarquización, ya que dar valor al control férreo en menoscabo de otros valores como innovación y orientación al cliente interno (maestros) y externo (alumnos) está arrojando drásticos resultados en relación a la eficiencia y eficacia educativa.
  • Segundo, el cambio educacional al que asiste la sociedad, consistente en que el educando no quiere la educación que se le ofrece y en este no querer está marcando el devenir de la sociedad con problemas visiónales complicados de encontrar la solución.

Frente al cambio la proactividad en relación a la práctica educativa del educador es la solución más ecológica tanto para el educador como para el educando. Abogar por una proactividad que lleve a la acción de comprender desde la consciencia este “no querer” del educando en la forma de recibir la educación, aprender a escuchar lo que sí quiere, aprender a co-constuir para transmitir saberes y capacidades, de forma que cada educador desde su pequeña aula pueda romper la inercia institucional del sistema y cambio educacional.

Solo esta proactividad conllevará un aumento de la productividad, entendida como capacidad para fijarse objetivos de alto desempeño agregando valor y contribuyendo a la educación como organización.

La comprensión del educando,  a la que podemos acceder una vez que hemos creado conjuntamente la relación con él, permitirá al educador explorar sus intereses, captar su atención, y cocrear con el educando el conocimiento necesario para alcanzar los objetivos exigidos por el sistema, permitiendo a su vez el desarrollo humano del educando, el cual no es más que conocimiento incorporado,  es decir, información y aprendizaje desde el interés por aprender, lo que a nivel corporal le permitirá conservar psinapsis estimuladas por el juego, que de otra forma se pierden.

Coaching es la herramienta que permite esta comprensión del educando para despertar su interés por aprender de forma que las metas en la adquisición del conocimiento sean compartidas. La búsqueda, el valor que el propio educando puede agregar al proceso, es la innovación del método.

Es un escalón más en la productividad personal del educador, buscar valores añadidos. Mostrarse en este modo competente requiere marcarse objetivos personales cuyo primer paso es conocerse pasando después a encarar áreas de mejora, implicándose y siendo parte activa del cambio.

¿Qué se te exige como educador? (cambios en educación?, ¿Qué quieres conseguir como educador? (cambio educacional), ¿Qué pretendes llegar a ser como miembro del sistema y sociedad educativa? (cambios en educación y educacional).

Vemos que el desarrollo personal del educador y del educando están estrechamente ligados, ¿quieres desarrollarte junto a tus educandos?, ¿qué puedes entonces aprender de ellos?.

En el alcance del objetivo de transmitir conocimiento permitirse minutos de reflexión sobre el propio desempeño da la información necesaria para observar errores, para hacer ajustes, de forma que puedas encontrar el valor añadido en la transmisión de ese conocimiento…… ¿qué valor añadido le estás dando al conocimiento que adquiere el educando?….. ¿Qué valor añadido le puede dar el propio educando?……… ¿Quieres fomentar La Actitud?

 

 

Bibliografía recomendada:

Javier Carrascal, secretario estatal de organización, Anpe. http://www.anpe.es/Html/pdf/r519/22_26%20OPINION.pdf

La utopía de las reglas: sobre la tecnología, la estupidez y las alegrías secretas de la burocracia. David Graeber

Inteligencia, competencia y coaching.

Cuando hablamos de inteligencia práctica o como señala Antonio Marina de inteligencia generadora, estamos hablando de resultados. En este sentido Gardner es muy certero con su definición de inteligencia;

“Capacidad para comprender el entorno y utilizar ese conocimiento para determinar la mejor manera de obtener un resultado concreto”

 

3 INTELIGENCIA Y COMPETENCIA

 

Es pues una capacidad de comprensión. La comprensión es la consecuencia de percibir y entender. Así mismo en la propia acción de comprender se genera un conocimiento, es ese conocimiento el que te lleva a emprender una acción.

Esta definición de inteligencia está desnuda de adjetivo, de forma que cada persona en esta comprensión del entorno empleará sus sentidos, talentos e inteligencias destacadas, es entonces cuando hablamos de inteligencias madres (linguistica, logico-matematica, coporal-cinética, visual-espacial, musical, interpersonal e intrapersonal) como de otras inteligencias (espiritual, existencial, holística, moral, sexual, creativa, culinaria, olfativa, intuitiva, ecológica…..), y es que son tantas las formas de acceder a la realidad, como tantas las formas de mejorar nuestro acceso a la percepción del entorno que coaching se muestra como una herramienta útil en la elección de aquella forma que mejor te sirva de conocer esta, tu realidad.

Al mismo tiempo la expresión de la inteligencia lo marca tu inteligencia destacada, aquella que en tí se ha desarrollado en mayor medida, dadas tus propias características personales.

Es a su vez en esta expresión donde haces ver tus propias competencias, aquello que subyace en tí y que te hace competente para el desempeño de una tarea, de forma que en la tarea de comprender este entorno pones en acción tus propias competencias.

La competencia, siempre graduable, siempre identificable, y siempre observable esta formada a su vez por una serie de elementos, entre ellos los motivos que te mueven a actuar en uno un otro sentido, tu propia personalidad, los valores que dirigen tus acciones y las actitudes que muestras frente a la tarea, el propio conocimiento que ya tienes incorporado del cual incluso ni siquiera eres consciente, y las habilidades y aptitudes que has desarrollado.

Date cuenta de la sutileza de cada acción, de todas las posibilidades que barajas en milésimas de segundos y que te llevan a decidir el sentido en la comprensión de tu entorno, tantos aspectos de la realidad que percibes, y date cuenta tantos otros aspectos de la realidad que no los percibes y que ni siquiera a la velocidad que estas operando te da tiempo a percibir.

¿Desearías darte cuenta de alguno de estos aspectos que quedan sin ser percibidos?, ¿cambiaría tu entorno si desarrollas la habilidad para hacerlo?, ¿te animas a despertar esta, tú capacidad de comprender?, ¿te animas a crecer en competencias?.

 


Libro recomendado: La revolución pendiente. Las personas en el centro de las organizaciones. Juan Luis Urcola Tellería

Luis, amigo y maestro.

A los amigos se les acepta como son, si además te quieren, pasas momentos verdaderamente agradables con ellos, además del encuentroLuis es para nosotros un maestro en resiliencia, en prestar ayuda, en ingenio, don de gentes, en visión. En particular un amigo y un líder en quien resueno.

 Hemos conocido pocas personas tan destacadas, él es uno de ellos, un líder de su tiempo. Una inteligencia destacada, rápida y práctica. A Luis le gusta ser perfeccionista y exigente, le encantan los retos, después de leer su historia entenderéis por qué.

  Luis Alvarez Fernandez Luis Alvarez Fernández nació el 4 de Junio de 1926, va a hacer 89 años. Su historia es la de un talento extraordinario, incomprendido y dominado por las circunstancias, que le forjaron una personalidad dura en apariencia y muy emocional en su esencia.

   Nació en Fitoria, Oviedo, hijo de carpintero y ama de casa. Durante su infancia hasta 1936 fue a la escuela de Mariano Cabezón, “como era habitual en la época en el aula no faltaba una buena vara de avellano“. Cuenta Luis como cada vez que el profesor le cogía su libreta la usaba de medida para castigar a otros compañeros, por la expresión de su cara se entiende que esto le traía después no buenas consecuencias en el grupo.

   Lo que mas le gustaba, dibujar y escribir. Lo que mas le costó aprender, la resta.

   Estalló la guerra. Desde 1936 a 1939 lo que permanece grabado en su memoria es el recorrido entre Cayés y Fitoria, para llevar la burra y el ganado a pacer a los prados de Fitoria, a la vuelta escuchar cómo silbaban cerca las balas.

   Francisco Díaz Vázquez con 13 años le adopto como aprendiz en su carpintería de Argañosa, era su padrino, entonces el padre de Luis que también era carpintero allí, optó a una plaza en Hidroeléctrica, por lo que le pasaron a llamar “El Marques” heredando el mote del padre.

Desde las 7:15 empezaba limpiando el taller y la inundación de los fosos de los motores que se llenaban de agua todas las noches de un manantial cercano. Lo primero que me enseñaron fue a manejar el cepillo en una tabla que manchaban con tiza, a hacer clavijas que si no hacías bien, te pegaban. Con 14 años ya hacia estuches de madera. Al mismo tiempo los miércoles íbamos a aprender la instrucción al centro de juventudes, donde pude estar en artes y oficios, empecé a aprender aritmética y geometría, el dibujo lineal me encantaba, recuerdo estar de noche con un candil dibujando y la mala suerte de manchar con alguna gota de aceite del candil y tener que volver a repetirlo“. Luis quedó el número uno de su promoción.

   Con un profesor empezó a preparar su ingreso en la fabrica de armas, cuando se enteraron que su padre era “rojo” no le dejaron entrar, con lo que acabó en el taller de Avelino hasta los 21 años donde llegó a ser encargado. Al mismo tiempo en el patio de la casa de su suegra empezó su carpintería, “como tenía solo 28 metros cuadrados, cuando tenía que hacer una pieza grande la madera salia ocupando la acera y los vecinos protestaban“.

   La madera y la independencia le llamaba (esta parte de su historia nos muestra su espíritu inquieto y su momento de crecimiento personal). Opto por cubrir sus necesidades de forma que le dejara tiempo para su carpintería, su plan fue o guarda municipal o acomodador de cine. Consiguió ser acomodador (e incluso llegó a sacar la plaza de guarda municipal que no aceptó) desde 1955 a 1965, y carpintero en 28 mts, descansando solo los martes.

   Su carpintería empezó a crecer, con el miedo y la responsabilidad que suponía empezar desde la nada  y acabar teniendo a 40 personas a su cargo. Su obra más emblemática la carpintería del edificio de Las Salesas en Oviedo. (“Habia dias que me acostaba a las 2 de la mañana, llevaba personalmente la contabilidad y la gestión del taller, al final tuve que contratar las cuentas a alguien“). He podido sentir su angustia de aquellos tiempos teniendo que gestionar muchas veces por intuición sin estar preparado.

   Hoy cuenta que reconoce a un carpintero nada mas verlo, sólo con la forma de coger la herramienta. “Hoy no hay carpinteros“. Sobre su talento tiene una frase, “saber ver antes que dibujar, y poder dibujarlo antes de crearlo“.

   De la educación que recibió le queda la impronta de sentir rabia frente a un error, y no poder dormir hasta corregirlo (¿os imagináis lo que algo así ha supuesto en la vida personal de Luis?). O el deseo frustrado de ser médico, por que “cuando en casa alguien se ponía malo, llamaban al médico, y parecía Dios”(¿que supone para un niño la angustia de esperar por un médico para curar a un ser querido?).

Hoy le he preguntado, ¿cual es tu secreto? a lo que contestó “suelo hacer lo que me gusta, cuando no sacas gozo de algo,  déjalo“.

Con añoranza ha confesado que “el único patrimonio que tuve fue mi mujer, Maruja, una bellísima persona“, y “si volviera a nacer tendría sólo lo que hiciera falta en el día, por que hay muchas espinas hasta llegar a las rosas“.

Y es que este niño, que empezó deseando ser médico, y acabo siendo carpintero mientras pagaba su sueño acomodando en butacas y aprendiendo de películas antiguas, reconoce que empezó en broma y se vio desbordado, llego un momento que o seguía o se tiraba y decidió seguir, y hoy hubiera preferido vivir de otra manera para ser feliz“.

Luis, carpintero y empresario que fue, a sus 88 años no para quieto. Mente inquieta dispuesta a echar una mano a cualquier vecino/amigo que se lo pida. Disfruta al segar del olor de la hierba, echando de comer a sus perros, poniendo llaves de paso en la finca, podando arboles, charlando con amigos, y yendo a recoger a su mujer al centro de día, disfrutando con los cursos de informática en el Telecentro de Posada de Llanera, y reviviendo recuerdos como cuando recogió a sus 84 años la medalla de oro del Centro Asturiano en su 20º marcha a Covadonga.

¿Cuantas horas creéis que estuvo practicando?, ¿de que tuvo que prescindir?, ¿cuales fueron sus para qué?, esta es su vida, solo él la ha vivido, solo él conoce todas estas respuestas. Y, ¿si fuera tu vida?, ¿cuales serían tus respuestas?….El no lo tuvo fácil y pudo, descubrió su talento y se enfoco en él. Luis nos enseña que cuando estamos disfrutando, no dejarnos apagar ni por el éxito, ni por el fracaso.

Gracias Luis, con pocas personas he podido compartir tanto como contigo.

El coach cuentacuentos y el desarrollo de la cognición.

   Sniñoson ya varias las preguntas recibidas en relación a cómo poder cambiar la actitud de un niño frente a un comportamiento agresivo de sus compañeros, veo el momento de dedicarle un post al tema.

   Para empezar  en relación a “cambiar” estas actitudes, humilde y conscientemente, opino que sólo pueden ser cambiadas por el propio niño en su personal proceso de aprendizaje, considero que otros métodos que “vendan” algo así rayan la publicidad engañosa.

   El conocimiento se aprende, y el aprendizaje válido es el que se aprehende (se incorpora a la propia persona como parte de ella). Os invito a participar en el fascinante viaje que cada niño realiza cada segundo de su vida hacia su propio aprehendizaje en relación a todo aquello que le sucede y de lo que aprende.

 

Vamos  a dotar de significado a estas palabras (1).

  • Conocimiento es un hecho/información adquirido por una persona a través de la experiencia, educación, o comprensión teórica/práctica de un asunto referente a la realidad.
  • Aprendizaje es un proceso a través del cual se adquieren o modifican habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores como resultado del; estudio, experiencia, instrucción, razonamiento u observación, que son métodos de aprendizaje.
  • Aprehender es un verbo. Recordemos que todo verbo implica una acción, y toda acción produce un cambio. Este verbo significa asimilar, llegar a entender, comprender. La acción dota de contenido al verbo.

Ejemplo, quien ha aprendido (verbo) a decir no cuando quiere decir no, dice no cuando quiere decir no (acción).

Ejemplo, quien ha aprendido (verbo) a decir si cuando quiere decir no, dice si cuando quiere decir no (acción).

   Estas tres definiciones, simples, son la base para comprender cualquier APREHENDIZAJE social, es decir, cualquier comportamiento que estemos observando en un niño ha tenido previamente su proceso de aprendizaje. Entendamos que solamente una verdadera comprensión nos dará la información relevante  para realizar acciones como por ejemplo métodos de enseñanza, que puedan tener  resultados que provoquen  cambios eficaces y eficientes.

¿En qué momento un niño está desnudo de aprehendizaje?

   Los bebés en el momento del nacimiento están “casi” desnudos de conocimiento y totalmente abiertos a procesos de aprendizaje. Son maestros en  aprehender, captan todo lo que sucede a su alrededor, utilizan todos sus sentidos,  incluyendo la intuición.

   Y digo “casi” por lo siguiente,  dentro del útero materno entre la 10ª y 26ª semana se producen tantas neuronas como tiene un adulto. La diferencia de peso entre el cerebro del adulto y del bebe recién nacido es el engrosamiento de una fibra nerviosa, proceso que se llama mielinización (2).

   En el momento de nacer hay una poda o muerte de estas neuronas, sobreviven sólo aquellas que hayan establecido conexiones entre ellas. La vida comienza a matar a toda aquella célula que no ha conseguido adaptarse, con lo cual ya tenemos aprehendido desde el nacimiento que toda célula que no se conecta, muere. Las células que perviven dotan al bebe de aprendizajes existentes en relación a los procesos fisiológicos necesarios para que su vida sea posible. El bebe por tanto nace en parte aprendido.

   Desde el nacimiento comienza a luchar por su vida, llora cuando necesita algo y se conecta de forma especial con la madre para ello, es decir, comienza a interaccionar, y es en la interacción la que conlleva conocimientos, aprendizajes y aprehendizajes.

   El cerebro humano es una maquina afinada, está enfocada en el principio de la escasez, la vida no se detiene y el bebe necesita analizar datos que provienen de los sentidos con los que al mismo tiempo va construyendo su propio conocimiento por inducción, e irá desarrollando procesos deductivos para aplicar posteriormente ese conocimiento que le permita un menor coste energético. Hay mucho conocimiento que aprender para vivir, y la energía es un bien escaso.

Ejemplo: Si solo cuando el bebe llora se le da de comer, habrá un dato “sentir hambre” y un hecho “darle de comer”, el bebe construirá su propio conocimiento a partir de inducir “cada vez que lloro recibo comida”, pasando de lo concreto a lo genérico, de forma que cuando quiera comer aunque no tenga hambre llorará para conseguir lo que quiere (deducción).  El bebe construye el conocimiento a partir del hecho mediante un proceso de inducción, ese conocimiento para aplicarlo utilizará un posterior proceso de deducción. Este segundo proceso a base de repetición y exposición a la experiencia lo acabará realizando de forma automática. En automático el cerebro ahorra energía, la energía es escasa.

   Me he extendido con esta explicación con la intención de que puedas lector aplicarlo a otros comportamientos, en el supuesto que nos ocupa la forma de resolver problemas del niño.

   Los niños aprenden a resolver problemas en la interacción (3), y una vez aprehendida esta forma la aplicará de manera automática, será un comportamiento aprendido aprehendido. Cada ser desarrolla sus estrategias para resolver problemas, en las mismas se jerarquizan valores, estos valores a su vez han sido aprendidos y aprehendidos previamente.

Plantéate lector en relación al niño, ¿en la forma de resolver ese conflicto qué valor está prevaleciendo?, ¿qué recursos están siendo usados?, ¿Cuáles son los comportamientos que está teniendo?, ¿cuál puede haber sido el proceso de aprendizaje de los mismos?, ¿frente a qué hechos se da ese comportamiento, frente a qué entorno?……..

   Para que un niño esté en disposición de dar otra solución a un conflicto frente al cual ya tiene una respuesta aprehendida ha de darse un desarrollo cognitivo en él, es decir, es él quien;

  • Ha de tomar conciencia de que existe un conflicto y un problema.
  • Darse cuenta de cuál es la solución que da habitualmente.
  • Qué implica para él esta solución.
  • Qué valores le están llevando a actuar así. Qué valores son los que le sirven y cuáles no, y si fuera necesario volver a reflexionar sobre la jerarquización de los mismos.
  • Como puede responder de otra manera que le permita obtener un resultado diferente.

   La toma de conciencia del niño en su propia acción conllevará el cambio necesario en él para instaurar un nuevo comportamiento.

   Para Piaget supone reconstruir la propia acción en el plano de la representación e implica una verbalización, un dialogo con el adulto y consigo mismo que le lleve a ese desarrollo cognitivo necesario para el cambio pretendido (4).

   El planteamiento de esta reflexión ha de ser práctico, ha de abordar la propia conducta.

   Hay autores que a este paso lo llaman autorregulación (Brown) metaprocesos (Karmiloff-Smith) o metaconcepción (Carey), el común denominador es un desarrollo cognitivo, una toma de conciencia en relación a que; ese hecho es un problema, problema que genera un conflicto, y los conflictos son necesarios de resolver a través de estrategias adaptativas.

   Todo proceso de enseñanza habrá de ir correlativo al proceso de aprendizaje, facilitando la toma de conciencia. Analicemos qué método de enseñanza puede ser usado por el adulto en el aprendizaje del niño.

   Propongo un método de enseñanza desde el coaching que incida en la observación, promoviendo que el niño aprenda observándose (su interior) y observando el entorno (exterior), este método facilitará la empatía hacia los demás y hacia uno mismo (incidiendo en su autoconcepto, autoestima, autoconfianza), que permita aflorarán los conflictos de intereses subyacente en él y la toma de decisiones desde la reflexión.

   El niño que toma conciencia del conflicto podrá llegar a resolverlo con la ayuda de personas necesarias como los padres y entorno educativo haciéndole crecer desde la  responsabilidad en sus propias acciones.

   Este método no es nada desdeñable. Toda esta información nos llevará a transcender de un conocimiento microgenetico de los hechos a un conocimiento macrogenetico del aprendizaje social del niño, es decir,  los cambios en la conducta que se producen en  estas situaciones de aprendizaje, en periodos de tiempo breves (microgenético), se relaciona y marcan el desarrollo cognitivo infantil en su conjunto (macrogenetico).

                                               …..y…..¿cómo conseguir la reflexión en un niño que acaba prácticamente de empezar a hablar?…..

   Recordar que la tendencia humana a crear iconos y pautas de comportamiento nos lleva a imitar conductas, actitudes, lenguajes y esquemas de razonamiento (Bandura 1963, Flanders 1968), y qué mejor momento para introducir un cuento, una metáfora (5), una anécdota desde el coaching dejando que el niño pueda reflexionar sobre los mismos, que pueda construir su propio conocimiento, su propia estrategia, que le permita resolver sus propios problemas, y aprender de los procesos de razonamiento de otros reflejados en estos medios.

   La metáfora es usada en coaching como puerta a la reflexión. Hagamos uso de ella. Aprendamos a utilizarla como herramienta en nuestras conversaciones,  buscando aquellas donde se sienta reflejado, y usándolas para que aprender a través de ellas a observarse desde el interior y exterior. Esto les permitirá abrir puertas a crear soluciones nuevas.

   Las personas nos adaptamos al entorno, esa adaptación determina  a su vez el entorno de otros agentes. Un cambio en su propio comportamiento aun siendo el agredido conllevará un cambio en el agresor. Facilitemos herramientas y protección a estos niños para que el encuentro de su cambio y su desarrollo personal sea posible. Buscar ese choque exógeno o confrontación que reinicie endógenamente el proceso de aprendizaje social, donde el niño pueda elegir en torno a una reconstrucción de sus valores personales. Volver a confrontar al niño con su propia deducción, haciéndole volver a construir nuevas inducciones, que a su vez reconstruyan sus procesos deductivos, utilizando formas en esta reflexión que les haga sentirse seguros y no nuevamente agredidos.

   Nadie dijo que fuera fácil, yo tampoco….sin embargo, es posible (6).

neurona

(1)Estrategias de aprendizaje. Jesús A. Beltrán Llera. Revista de educación, ISSN 0034-8082, Nº 332, 2003 (Ejemplar dedicado a: El aprendizaje: nuevas aportaciones), págs. 55-73

 (2)Mecanismos atencionales y desarrollo de la autorregulación en la infancia. Luis J. FuentesMaría Dolores Galián ConesaCarmen González SalinasAngeles F. EstévezJosé Antonio Carranza Carnicero. Anales de psicología, ISSN 0212-9728, Vol. 17, Nº. 2, 2001, págs. 275-286

 (3)Los valores sociales, un instrumento para el conocimiento social del niñosu reflejo en la comunicación publicitaria. Caridad Hernández Martínez. Infancia y Aprendizaje: Journal for the Study of Education and Development, ISSN0210-3702, ISSN-e 1578-4126, Nº 35-36, 1986, págs. 109-122

 (4) Piagetlenguaje, conocimiento y educación Alfonso Cárdenas Páez Revista colombiana de educación, ISSN 0120-3916, Nº. 60, 2011 (Ejemplar dedicado a: Aporte de Piaget al campo de la Educación y la Pedagogía), págs. 71-91

 (5) El desarrollo de las ciencias a través de las metáforasun programa de investigación en estudios sobre la ciencia Héctor Palma. CTS: Revista iberoamericana de ciencia, tecnología y sociedad, ISSN 1668-0030,Vol. 2, Nº. 6, 2005, págs. 45-65

 (6) Coaching¿A quién? ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Para qué?. Oscar Enento SimónMaite Sánchez-Mora García. Revista ROL de enfermería, ISSN 0210-5020, Vol. 32, Nº. 3, 2009, págs. 44-48

Cuando tu Talento, Es.

El Talento es fluir, es Ser, no se define como tal, no te lo ves, a penas lo sientes, aunque te lo ven y te lo sientenEl Talento aunque no lo veas, ES.

 

huevos

 

¿Que sucede cuando te lo ven?, que sino eres tú mismo Ser, te identificas con él, paradoja, en muchos casos la fuente de tu talento se seca. Pierdes espontaneidad y fluidez, ya  no hay juego, hay obligación de ser talento, obligación contraída por tí mismo, ¿y de qué te sirve?, solo para contribuir a engordar un ego que ya tenías.

El problema de la identificación en el Talento es difícil de gestionar, nos educan en la identificación, somos/deseamos ser aquello que es papa o mama, o aquello que la sociedad valora, o aquello que otros desean por que; deseamos agradarles para que nos agraden…. deseamos…. deseamos…. deseamos…. en este cultivo es difícil no identificarse y simplemente SER. Nacemos dioses y morimos en muchos casos volviendo a ser dioses, sin embargo entre nacimiento y muerte somos simplemente humanos.

En una sociedad de consumo es fácil que nuestra brújula interna pierda el norte, haría falta un cambio profundo en la educación para que esto no sucediera, para que se respetaran decisiones y formas de vida personales, para que pudiéramos ser y fluir en aquello de nuestra elección, sin condicionantes inconscientes; publicitarios, marketinianos, sociales, culturales o educacionales….

¿Os habéis dado cuenta qué os hace elegir realmente un comportamiento?, frente a otros; talentos, objetos, deseos….. ¿Somos capaces de reconocernos en nuestras decisiones en Ser o es nuestra férrea personalidad buscando identificarse?,  ¿quien decide?.

La des-identificación es un camino para algunos reconfortante, puro placer si uno de tus valores es la libertad de elegir tu vida como realmente quieras vivirla. Sin embargo para aquellos anclados en el miedo, en la necesidad, o en valores “mas terrenales” es un sufrimiento imposible de resistir que llevara a una crisis de conciencia, en el mejor de los casos alumbrará nuevos valores que puedan permitirte una alineación entre lo que deseas y tus acciones, en el peor de los casos habrá un fatal desenlace tanto para la persona como para sus allegados.

Si quieres vivir tu talento, disfrutar de tí, de lo que eres, mírate, ¿reconoces tus valores?, pues ten el coraje de vivir conforme a ellos, DEJA A TU SER QUE SEA. Se valiente para jerarquizar esos valores, y para vivir honestamente conforme a ellos.

coraje

¿Que te puede aportar esa elección?. Poder moverte en proyectos donde puedas estar alineado, donde puedas ser tú, sin identificarte con el proyecto, buscando un resultado. Poder obtener los desde ese lugar donde fluyes, donde la vida te vive y tú a ella. Poder estar presente en todo momento. ¿Son así tus momentos?….. y sino es así, ¿que sucede?,…. ¿con que te estas identificando que no te deja Ser?.

A %d blogueros les gusta esto: